11 de enero de 2007

México/EEUU.- Fiscales generales de México y EEUU creen que el crimen organizado no desaparecerá si no trabajan juntos

CIUDAD DE MÉXICO, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El titular de la Procuraduría General de la República de México, Eduardo Medina, y su homólogo estadounidense, el fiscal general Alberto Gonzáles, reconocieron hoy que si no trabajan de manera conjunta para combatir el crimen organizado, todos sus esfuerzos fracasarán, poniendo en riesgo la seguridad de los ciudadanos de ambas naciones.

En lo que supuso su primer encuentro oficial de trabajo, en Ciudad de México, desde que el procurador mexicano asumió su cargo, hicieron un pronunciamiento público en el que coincidieron en la necesidad del trabajo coordinado para enfrentarse a la amenaza que representa el crimen organizado en sus diversas modalidades: el narcotráfico, el tráfico de armas y el de personas.

Para Medina, México y Estados Unidos comparten un grave problema, que es el del narcotráfico y la violencia fronteriza, por lo que una estrategia para resolver este problema debe ser "una respuesta necesariamente compartida", según informa el diario local 'El Universal'.

El procurador afirmó que están "obligados a establecer las normas de cooperación que permitan actuar con efectividad en contra de las estructuras del crimen organizado y brindar así la seguridad pública y tranquilidad que demandan".

En este sentido, recordó que para el presidente del país, Felipe Calderón, la seguridad pública es su prioridad, por lo que para recuperar las condiciones de seguridad se tiene que "fortalecer la cooperación bilateral en un ambiente de confianza mutua y profundo respeto" a la soberanía.

Por ello, Medina destacó que a partir de esta reunión de trabajo que mantuvo con su homólogo estadounidense en se consolidará la decisión de mantener el intercambio de información, la coordinación en investigaciones criminales de hechos trasnacionales, así como la cooperación en asistencia jurídica y extradición, dentro de los marcos legales de ambos países. "México y Estados Unidos tenemos una problemática común y la respuesta será compartida", añadió.

"RETO COMÚN"

Por su parte, Gonzáles explicó que el combate al crimen organizado es un "reto común" para ambos países, lo cual, en su opinión, obliga a un trabajo conjunto, pues de lo contrario se fracasaría en esta lucha poniendo en riesgo la seguridad de los ciudadanos.

"El crimen no es un problema único de México o de los Estados Unidos, es nuestro reto común y si no trabajamos juntos para enfrentarlo ambos fracasaremos, y lo que está en juego es demasiado importante para fracasar, la seguridad en nuestras comunidades dependen de nuestro compromiso, nuestra cooperación y esfuerzos concertados", puntualizó.

El fiscal general estadounidense aclaró que durante la reunión se trataron temas como el crimen organizado y la violencia trasnacionales, por lo que ambos acordaron que los funcionarios de Justicia "deben poder colaborar en una escala más amplia y en una atmósfera de confianza mutua" si quieren "ser capaces de combatir la ola de reciente violencia y crimen que ha afectado a todos".

Finalmente, indicó que en materia de extradiciones se ha mejorado la cooperación de ambos países, llegando a cifras "sin precedentes". Así, matizó que en 2006 se produjeron 63 entregas de prófugos de la justicia de México a Estados Unidos, por lo que refrendó su compromiso de mantener esta cooperación.