23 de enero de 2014

Madre del policía asesinado por Tamayo: "Me alegro de que esto ya haya terminado"

Madre del policía asesinado por Tamayo: "Me alegro de que esto ya haya terminado"
CNN

MÉXICO DF, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La madre del policía Guy Gaddis, quien fue asesinado en Houston por Edgar Tamayo en 1994, dijo tras la ejecución del asesino de su hijo: "Me alegro de que esto ya haya terminado".

   Angie Gaddis realizó unas breves declaraciones a la prensa tras la ejecución de Tamayo, que tuvo lugar a las 21.32 horas de este miércoles (hora local en Texas) en las que agradeció a "todas aquellas personas que en los últimos 20 años han estado rezando por mi familia", y dijo que su corazón "desgarrado se siente un poco mejor".

   Por su parte, uno de los hermanos del agente, dijo que se trata de un asunto "muy difícil para las dos familias" y quiso recordar a los ciudadanos "quién es la verdadera víctima de este delito".

   "Ojalá que esto no divida nuestras comunidades" dijo Gary Gaddis, mientras que otro de los hermanos de la víctima, Glenn Gaddis, calificó al ejecutado como "un cobarde" que disparó a su hermano en la nuca, "y murió como un cobarde".

   Tamayo fue llevado a la cámara desde su celda a las 21.03 horas, hora en que fue colocado en una camilla. La solución comenzó a entrar a través de su brazo derecho a las 21.05 horas, y a través del izquierdo a las 21.10 horas.

   Cinco minutos después, se le preguntó si quería realizar alguna declaración antes de morir. Tras su negativa, la dosis letal comenzó a ser administrada y se declaró completado el proceso a las 21.26. Cuatro minutos después, un médico lo declaró muerto, según reporta CNN México.

   Tamayo "tuvo una muerte tranquila", afirmó una reportera de un semanario de Texas que relató lo ocurrido en la cámara de la muerte a los medios. "El señor estuvo con los ojos cerrados todo el tiempo como si estuviera dormido", dijo Patricia Estrada, reportera de Semana News.

   Cuando a Tamayo se le preguntó si deseaba hacer alguna declaración antes de morir, no dijo nada y solo hizo un gesto de negación, según Estrada.

   Edgar Tamayo, de 46 años, fue condenado a muerte por el asesinato de un policía en 1994. Según la reconstrucción de los hechos, Tamayo había sido detenido y mientras estaba esposado en el coche de policía sacó una pistola --que no le habrían detectado-- y disparó tres veces al agente, que falleció en el acto. Tamayo abrió de una patada la ventana y escapó, aunque fue interceptado cerca del lugar de los hechos.

   Durante la ejecución estuvieron presentes la madre de Guy Gaddis, el policía que murió a manos de Tamayo en Houston, así como dos de sus hermanos y otros dos familiares. En tanto, Tamayo no quiso que nadie de su familia estuviera presente.