16 de octubre de 2006

México.- La española liberada en Cancún tiene que acudir a declarar al juzgado todos los lunes

El equipo de abogados que la defiende prepara un "movimiento legal" para que la joven regrese pronto a España

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La joven de Arcade (Pontevedra) Ana María Ríos Bemposta debe presentarse a declarar en el Juzgado de Cancún todos los lunes después de que la pasada madrugada quedara en libertad bajo fianza una vez que el juez retiró el cargo de delito grave, por posesión de material de guerra --el detonador de explosivos--, y mantuviese el de posesión de munición --por las balas halladas en su maleta--.

Así lo explicó hoy en declaraciones a Europa Press el cónsul honorario de España en Cancún, Javier Marañón, quien subrayó que según el dictamen del juez la chica, detenida el pasado domingo 8 de octubre cuando regresaba a España de su luna de miel, por el momento, "no puede salir de México".

En este sentido, Marañón comentó que aunque a la joven no se le retiró el pasaporte, por el momento no puede abandonar México debido al cargo de posesión de munición que se le imputa a Ana María Ríos.

No obstante, Marañón afirmó que espera que Ana María "regrese pronto" a España porque el equipo de abogados que la representan "estudia un movimiento legal" para que así pueda hacerlo.

ARGUMENTO LEGAL

El cónsul honorario de España en Cancún tiene previsto reunirse esta jornada con los abogados que representan a la peluquera gallega. En la reunión participarán también el cónsul general, Herminio Morales, y el agregado de Interior.

"Ana María va a poder volver a España pronto. Desde hoy hasta pasado mañana puede ser cualquier día", aseveró Marañón, quien insistió en que los abogados tienen "un argumento legal" para que sea posible el regreso.

"SALIÓ BIEN Y ENTERA"

Ana María Ríos Bemposta quedó en libertad a las 1.32 horas -8.32, hora peninsular española- tras pagar una fianza de 1.600 euros y después de que el juez segundo de distrito, Alfonso García Sanz, retirase el cargo de delito grave -posesión de material de guerra-.

Según afirmó el cónsul honorario, la joven abandonó la prisión de Cancún acompañada de su marido, Marcos Dasilva; su madre, Gloria Bemposta; y otros familiares desplazados a México, que estuvieron arropados por el equipo consular que apoyan a la chica desde hace una semana. "La vi bastante bien y entera", aseveró Marañón.