17 de julio de 2007

México.- La FAO y México colaborarán a partir de septiembre en la protección de los bosques tropicales en este país

El país pierde anualmente 273.000 hectáreas de especies tropicales, lo que supone "un problema de seguridad nacional a corto plazo"

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México (SEMARNAT) han anunciado su colaboración a partir del próximo mes de septiembre para determinar el estado de los bosques tropicales mexicanos.

Según el secretario de SEMARNAT, Juan Elvira Quesada, México pierde anualmente cerca de 273.000 hectáreas de especies tropicales por lo que alertó de que "el cambio climático puede ser un problema de seguridad nacional a corto plazo".

Por este motivo, a lo largo de esta semana, más de 700 académicos, investigadores y estudiantes de 24 países han acudido al encuentro anual de la Asociación de Biología Tropical y Conservación, que se celebra en el Centro Cultural Universitario de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, en el Estado de Michoacán.

Uno de los ponentes, el investigador José Sarukhán Kermez, del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México, comentó que los desastres naturales relacionados con el cambio climático "derivan en tragedias por las cuales no sólo hay pérdida de vidas humanas, sino también repercusiones económicas de gran magnitud".

Según Sarukhán, "apenas nos estamos dando cuenta de esto, tenemos que reaccionar". El experto advirtió de que "ningún país, ni los escandinavos, están destinando los recursos que realmente se requieren". "Poco a poco se tendrán que poner en marcha medidas; algunas de ellas muy costosas", insistió.

De todos modos, Sarukhán consideró que actualmente "hay más conciencia sobre el cambio climático, porque hace apenas unos años murieron más de 30.000 personas en Europa por el calor".

Por último, respecto al Protocolo de Kioto, el experto consideró que "se quedó chiquito". "Los datos que tenían están lejos de la realidad, no reflejan la dimensión de los problemas", concluyó.