11 de enero de 2007

México.- El Gobierno ampliará el operativo policial y militar contra el narcotráfico a Quintana Roo, Veracruz y Chiapas

CIUDAD DE MÉXICO, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno mexicano continuará con el despliegue de efectivos policiales y militares en las próximas semanas, sobre todo en localidades donde se sospecha que el narcotráfico se ha infiltrado en las policías locales, como es en el caso de los municipios de Acapulco, Zihuatanejo, Cancún, Monterrey y Nuevo Laredo, así como algunos ayuntamientos en los estados de Quintana Roo, Veracruz y Chiapas.

Fuentes gubernamentales revelaron que las acciones que se han desplegado para hacer frente al narcotráfico en Baja California, Guerrero, Sinaloa y Michoacán tienen como objetivo disminuir la incidencia delictiva y realizar acciones de inteligencia que permitan destruir las estructuras operativas y financieras de los cárteles de la droga, según informa el diario local 'La Jornada'.

Sin embargo, antes de que centenares de policías y militares lleguen a los grupos policiales en los que se han podido infiltrar los narcotraficantes, tanto la Agencia Federal de Investigación (AFI) como la Policía Federal Preventiva (PFP) llevan ya a cabo acciones de inteligencia de manera separada.

Según las versiones obtenidas, las próximas acciones involucran a estados como Quintana Roo, Veracruz y Chiapas, ya que son zonas consideradas como núcleos de las operaciones de las organizaciones criminales debido a que son puntos de recepción y distribución de estupefacientes al resto del país.

La intención del gobierno federal es ir desarticulando redes de complicidades en cada uno de los ayuntamientos en los cuales se ha detectado que grupos de sicarios han sido investidos como policías municipales y han participado de manera directa en ejecuciones y secuestros, además de ser los encargados de controlar el paso de cargamentos de droga en las zonas donde operan.

"Esta --indicaron los funcionarios entrevistados-- es la razón por la cual se asegurará de manera temporal el armamento de las policías municipales en donde se apliquen operativos contra el narcotráfico, ya que la presunción es que las armas oficiales han sido utilizadas en actos delictivos".