4 de octubre de 2011

México.- La justicia ordinaria de México procesará a dos militares por el secuestro de una niña de trece años

MÉXICO DF, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

La justicia ordinaria de México procesará a dos militares que formaban parte de una banda criminal que secuestró el pasado viernes a una niña de trece años en la ciudad de Chihuahua (norte), anunció el fiscal general del Estado, Carlos Manuel Salas.

El Ministerio Público se hará cargo del proceso judicial de los militares identificados como Jonathan Obed Molina López, alias 'El Risos', de 22 años; y Francisco Daniel Zúñiga Salinas, conocido como 'El Pollo', de 21. Ambos fueron detenidos el pasado fin de semana con el dinero que habían pedido a la familia de la menor a cambio de su libertad.

Para que la justicia ordinaria pueda hacerse cargo, los dos soldados serán dados de baja de las Fuerzas Armadas de México, anunció la Secretaría (Ministerio) de la Defensa Nacional (Sedena) en un comunicado difundido por los medios locales.

"La detención es un mensaje muy claro de que no habrá protección para nadie ni impunidad", aseguró Salas en declaraciones citadas por el rotativo local 'El Diario'.

Molina López y Zúñiga Salinas pertenecen a una banda dedicada al secuestro que podría estar liderada por un supuesto criminal identificado como José Roberto Ortiz Pérez, alias de 'El Pelón', quien se encuentra prófugo de la justicia, precisó la Unidad Modelo de Atención al Secuestro.

Ambos soldados habrían secuestrado a una niña de trece años cuando salía el pasado viernes de su vivienda. La menor fue montada a la fuerza en un vehículo y trasladada a una vivienda en la colonia Villa Vieja de Chihuahua, donde estuvo retenida más de seis horas hasta que su familia pagó el rescate, según han dicho fuentes oficiales a medios mexicanos.

"Los referidos soldados realizaron sus actos delictivos en sus horas de franquicia (libres), es decir, que no se encontraban desempeñando ninguna actividad relacionada con el cumplimiento de misiones militares", informó la Sedena.

El Gobierno mexicano "aplicará la política de 'cero tolerancia'" a los militares y oficiales de la Policía que estén involucrados "en la comisión de actos ilícitos", advierte la Sedena en el comunicado.