13 de octubre de 2006

México.- Ningún miembro del Gobierno acude a la canonización del primer obispo santo nacido en América Latina

ROMA, 13 Oct. (EP/AP) -

Ningún representante oficial del Gobierno de México asistirá a la canonización del obispo mexicano Rafael Guízar y Valencia, que se efectuará el próximo domingo en la plaza de San Pedro, señaló el embajador de ese país ante el Vaticano, Luis Felipe Bravo Mena.

"La canonización es un acontecimiento estrictamente religioso y no forma parte de la agenda de las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede", precisó. "No habrá ninguna delegación oficial" en la ceremonia presidida por el papa Benedicto XVI, manifestó.

Estará presente el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Ernesto Derbez, pero su presencia no tendrá un carácter oficial, precisó. El dipolomático dijo que Derbez sostendrá un encuentro privado con el secretario de Estado de la Santa Sede, monseñor Tarcisio Bertone. También se reunirá con el cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud.

El embajador mexicano dijo que "por tratarse de una alta distinción que se otorga a un compatriota, la canonización crea un buen clima para el desarrollo de las relaciones diplomáticas".

Señaló que la presencia en la ceremonia de numerosos mexicanos, se habla de 8.000, "contribuirá a fortalecer y aumentar el aprecio que ya se tiene por México en el ámbito de la Santa Sede".

Dijo que para la gran mayoría del pueblo mexicano, que profesa la religión católica, la canonización es "un hecho muy significativo, que le va a causar una gran alegría, ya que lo toman como un reconocimiento a un mexicano que ha hecho una labor destacada en el ámbito de la religión católica".

El prelado mexicano Rafael Guízar y Valencia se convertirá en el primer obispo santo nacido en América Latina cuando el papa Benedicto XVI lo canonice junto a otros tres beatos.

Nació en Cotija, Michoacán, el 26 de abril de 1878 y murió en 1938 en Ciudad de México. Fue declarado beato por Juan Pablo II el 29 de enero de 1995. Los restos mortales del obispo Guízar y Valencia están depositados en una cripta de la Catedral de Xalapa.

En 1994, la Comisión de la Congregación para las Causas de los Santos reconoció uno de los milagros de Guizar y Valencia, en el que dijeron comprobar que intercedió ante Dios para que una madre estéril pudiera dar a luz.

Benedicto XVI también canonizará el domingo a los italianos Filippo Smaldone (1848-1923) y Rosa Venerini (1656-1728), así como a la religiosa francesa Theodore Guérin.