21 de febrero de 2012

México.- La ONU exige a México una "investigación exhaustiva" de los hechos ocurridos en la cárcel de Apodaca

MÉXICO DF, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha exigido este martes al Gobierno mexicano llevar a cabo una "investigación exhaustiva" de los hechos ocurridos el domingo en la cárcel de Apodaca, en el estado de Nuevo León, donde murieron 44 presos en una reyerta y otros 30 lograron fugarse.

"Urgimos a las autoridades mexicanas a que se lleve a cabo una investigación exhaustiva e independiente sobre las muertes y la fuga de prisioneros", ha manifestado desde Ginebra la portavoz del Alto Comisionado, Ravina Shamdasani.

"Los responsables, incluidas las autoridades penitenciarias correspondientes, deben ser llevados ante la justicia y todas las medidas necesarias adoptadas para prevenir que este tipo de ataques no se repitan", ha destacado Shamdasani.

Un total de 44 internos de la prisión de Apodaca, cercana a la localidad de Monterrey, murieron el pasado 19 de febrero en medio de una fuerte reyerta que permitió a una treintena de presos escapar. Según las autoridades, los fallecidos eran miembros del Cártel del Golfo y los fugados pertenecen a la organización criminal Los Zetas.

Casi todas las víctimas presentaban heridas por armas blancas, objetos punzantes, piedras y palos, según han informado fuentes penitenciarias a medios locales.

Los guardias del penal han confesado su implicación en la fuga de estos delincuentes, ha revelado este martes el portavoz de Seguridad de Nuevo León, Jorge Domene, lo que refuerza la hipótesis de que los internos habrían provocado el motín para facilitar la fuga.

La ONU se había referido la semana pasada a las pésimas condiciones en las que viven los presos en América Latina, a causa del hacinamiento, la corrupción y la falta de controles sanitarios, a propósito de la muerte de 359 reclusos en un incendio en una prisión de Honduras.

Por último, el Alto Comisionado de Naciones Unidas ha pedido al Gobierno de Felipe Calderón "garantizar que se observen estándares mínimos en las condiciones de las cárceles federales y estatales, garantizando que la seguridad y la integridad de los detenidos sean respetadas".