8 de noviembre de 2006

México.- La Procuraduría General de México había alertado de la posibilidad de actos terroristas en el país

La Secretaría de Seguridad Pública cree que los ataques fueron cometidos por el Comando Jaramillista Morelense 23 de Mayo

CIUDAD DE MÉXICO, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Procuraduría General de la República (PGR) de México había alertado de posibles actos terroristas en el país, ya que desde el pasado mes de septiembre llevaba solicitando a la Secretaría de la Defensa Nacional la intensificación de las inspecciones para detectar la compra y venta de explosivos.

De acuerdo con un informe de actividades --en el apartado correspondiente a la Unidad Especializada en Investigación de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas--, la dependencia pidió también supervisar a quienes cuentan con la autorización para fabricar explosivos y a quienes comercializan las sustancias químicas para la elaboración de pirotecnia.

El documento establece además que la medida "contribuirá a evitar el comercio ilícito de estos materiales, porque potencialmente pueden ser utilizados por la delincuencia", según informa el diario local 'El Universal'.

La PGR planteó inclusive que la Administración General de Aduanas incrementara las operaciones para la detección de materiales pirotécnicos, explosivos y sustancias químicas utilizadas en su fabricación.

COMANDO JARAMILLISTA MORELENSE 23 DE MAYO

Respecto a las tres explosiones del pasado lunes en Ciudad de México, el secretario de Seguridad Pública Federal, Eduardo Medina, informó que el Gobierno tiene pistas que apuntan al Comando Jaramillista Morelense 23 de Mayo como los presuntos responsables de los hechos. Tras los ataques, un frente de cinco grupos guerrilleros en el cual no figura el Comando Jaramillista reivindicaron su autoría,

Medina explicó que los artefactos empleados, así como el 'modus operandi', son "exactamente los mismos" que utilizó este comando el 23 de octubre de 2004 al detonar una bomba en un banco de Morelos. En su opinión, se trata de actos de propaganda.

Por su parte, el presidente electo, Felipe Calderón, afirmó que el terrorismo es un problema al que México tendrá que enfrentarse, y admitió que se ha ido "perdiendo el respeto" por la ley. "Tenemos que cambiar esta lógica destructiva que pone a nuestro país en peligro", agregó.

Para Calderón, el Estado deberá recuperar su capacidad para hacer frente a la delincuencia organizada y al terrorismo. "Hay que decirlo, en México se ha ido perdiendo, por la ley y por la autoridad, el respeto por los demás, por la comunidad que somos, por la sociedad en que vivimos, por el país que tenemos, y debemos trabajar arduamente para recuperar la capacidad del Estado para hacer frente a la delincuencia y al terrorismo", destacó.