3 de enero de 2007

México.- El rescate de todos los cuerpos de los mineros fallecidos en febrero de 2006 concluirá a finales de este año

CIUDAD DE MÉXICO, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

La recuperación del resto de los cuerpos de los mexicanos fallecidos en la mina Pasta de Conchos el pasado febrero no concluirá hasta finales de este año debido a la magnitud de los derrumbes, según estimó el fiscal especial Jorge Ríos Coss, quien afirmó por primera vez que el accidente pudo ser provocado por un fallo en el sistema de ventilación.

Ríos Coss aclaró que no existen indicios de que algún otro cuerpo, de los 63 mineros aún sepultados por los escombros, pueda ser recuperado en los próximos días, a pesar de las esperanzas que había generado el hallazgo el 31 de diciembre del segundo de los cadáveres que han sido encontrados hasta ahora, según informa el diario local 'Proceso'.

Los últimos minutos del 2006, aproximadamente a las 23.45 horas, los servicios de rescate sacaron los restos de José Manuel Peña Saucedo, un trabajador de 52 años con domicilio en el norte del estado de Coahuila, en el noreste del país. Entre los escombros aparecieron las botas y las piernas del minero, así como una lámpara y otras herramientas.

De acuerdo con el informe forense, el obrero murió al instante, asfixiado y a consecuencia de lesiones en su tórax y en el maxilar inferior que sufrió durante el derrumbe que lo dejó sepultado bajo cientos de toneladas de escombro, a 1.600 metros de la entrada de la mina y a 150 metros de profundidad.

La localización del cadáver se había anunciado hacía dos semanas, ya que de acuerdo con los planos de la compañía Industrial Minera México (IMMSA), propietaria de la mina, el cadáver de José Manuel Peña podría ubicarse cerca del Diagonal 17, uno de los túneles transversales, pues en esa zona operaba la banda de rotación por la que descendían los mineros y extraían el mineral.

Mediante diferentes pruebas periciales, Ríos Coss dio fe de la recuperación del cuerpo y de la muerte del trabajador por aplastamiento, de manera semejante a Felipe de Jesús Rodríguez Reyna, cuyo cuerpo fue recuperado el pasado 23 de junio.

Portavoces de IMMSA, subsidiaria de Grupo México, informaron que desde que tuvo lugar el siniestro hasta la fecha ha gastado 30 millones de dólares (casi 22,7 millones de euros) en la retirada de escombro y acciones destinadas a la recuperación de los cuerpos de los trabajadores.

Mientras tanto, el fiscal del Estado, Jesús Torres, explicó que las investigaciones previas concluyeron a mediados de diciembre, pero debido al periodo vacacional del Poder Judicial no fue posible iniciar el proceso por el homicidio de los 65 obreros de Pasta de Conchos.

Además, advirtió de que serán cinco o seis los señalados como responsables por la Fiscalía de que el estallido pudo ser provocado por un fallo en el sistema de ventilación, además de otras deficiencias en el desarrollo minero.