28 de febrero de 2019

Un mundo exiliado, ligado a secuestro estelar hace 3 millones de años

Un mundo exiliado, ligado a secuestro estelar hace 3 millones de años
PAUL KALAS, UC BERKELEY

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un planeta recién descubierto, que orbitaba recién formado una joven estrella binaria pudo ser perturbado por otro par de estrellas que se acercaron demasiado, hace entre 2 y 3 millones de años.

Si se confirma el hallazgo de astrónomos de las universidades de Berkeley y Stanford, esto refuerza los argumentos de que los tránsitos estelares cercanos ayudan a esculpir sistemas planetarios y pueden determinar si albergan planetas con órbitas estables o no.

"Uno de los misterios que surgen del estudio de los exoplanetas es que vemos sistemas en los que los planetas están desalineados, a pesar de que nacen en un disco plano y circular", dijo en un comunicado Paul Kalas, profesor adjunto de astronomía de UC Berkeley.

"Tal vez un tsunami cósmico golpeó estos sistemas y reorganizó todo en ellos, pero no hemos tenido pruebas. Nuestro documento proporciona una evidencia observacional rara para uno de estos sobrevuelos que influyen suavemente en uno de los sistemas planetarios de la galaxia", explica.

Los astrónomos ya están buscando un sobrevuelo estelar en el pasado de nuestro sistema solar, pero como eso probablemente sucedió hace 4.600 millones de años, la mayoría de las pruebas se han enfriado. El sistema estelar que estudiaron los astrónomos, identificado solo por el número HD 106906 y ubicado a unos 300 años luz de la Tierra en la dirección de la constelación de Crux, es muy joven, solo tiene unos 15 millones de años.

Kalas y Robert De Rosa, un ex doctorado de UC Berkeley que ahora es científico investigador en el Instituto Kavli de Stanford para Astrofísica de Partículas y Cosmología, describen sus hallazgos en un artículo aceptado para publicación en Astronomical Journal y ahora disponible en línea.

Kalas, que estudia los sistemas planetarios recién formados para tratar de comprender lo que sucedió en los primeros tiempos de nuestro propio sistema solar, se centró por primera vez en HD 106906 en 2015, después de que se descubrió que tenía un planeta masivo en una órbita muy inusual. El planeta, denominado HD 106906 b, tiene una masa de aproximadamente 11 veces la de Júpiter, y orbita HD 106906, recientemente revelada como una estrella binaria, en una órbita inclinada aproximadamente 21 grados sobre el plano del disco que contiene todo el material restante de la estrella.

Su ubicación actual es al menos 738 veces más lejos de su estrella que la Tierra del Sol, o aproximadamente 18 veces más lejos de su estrella que Plutón del Sol.

Kalas usó tanto el Gemini Planet Imager en el Telescopio Gemini en los Andes chilenos como el Telescopio Espacial Hubble para observar más de cerca el HD 106906 y descubrió que la estrella también tiene un cinturón de cometas ladeado. La extraña órbita del planeta y el hecho de que el disco de polvo en sí es asimétrico indica que algo había perturbado el joven sistema.

Kalas y sus colegas, incluido De Rosa, propusieron que el planeta había sido expulsado de su sistema solar por interacciones con otro planeta aún no visto en el sistema o por una estrella pasajera. Kalas y De Rosa ahora creen que ambos supuestos sucedieron: el planeta fue expulsado a una órbita excéntrica cuando se acercó peligrosamente a la estrella binaria central, un escenario propuesto en 2017 por la teórica Laetitia Rodet y sus colaboradores del Observatorio de Grenoble en Francia.

Las repetidas patadas gravitacionales del binario habrían expulsado rápidamente al planeta hacia el espacio interestelar, pero las estrellas en tránsito rescataron al planeta empujando su órbita a una distancia más segura del binario.

El observatorio espacial de Gaia les dio los datos que necesitaban para probar su hipótesis. Gaia, lanzada en 2012 por la Agencia Espacial Europea, recopila medidas precisas de distancia, posición y movimiento para 1.300 millones de estrellas en la Galaxia de la Vía Láctea, un catálogo 10.000 veces más grande que el predecesor de Gaia, Hipparcos.

Kalas y De Rosa reunieron información de Gaia sobre 461 estrellas en el mismo grupo que HD 106906 y calcularon sus posiciones hacia atrás en el tiempo (invirtieron el reloj cósmico, por así decirlo) y descubrieron que otro sistema estelar binario puede haberse acercado lo suficiente hace 3 millones de años para alterar el sistema planetario.

También encontraron que la estrella binaria entró en una trayectoria que estaba a unos 5 grados del disco del sistema, lo que hace que sea más probable que el encuentro tuviera un impacto fuerte y duradero en HD 106906.