16 de diciembre de 2015

Nombran "racista del año" al diputado brasileño Fernando Furtado

Nombran "racista del año" al diputado brasileño Fernando Furtado
ASSEMBLEIA LEGISLATIVA DO ESTADO DO MARANHÃO

MADRID, 16 Dic. (Notimérica) -

El diputado del estado brasileño de Maranhão, Fernando Furtado, ha sido nombrado como "racista del año", un título que cada año concede la ONG Survival International.

Furtado, miembro del Partido Comunista de Brasil, ha sido elegido como ganador del 'premio' por un discurso que pronunció el pasado mes de julio, donde decía que se debía dejar a los indígenas amazónicos morir de hambre. Además de esto, se refería a los indígenas como "un puñado de pequeños gays".

Durante una reunión de madereros y terratenientes en São João do Caru, Furtado se refirió a los indígenas brasileños con estas palabras: "Ellos no saben como cultiva arroz, así que dejémosles morir de hambre, es lo mejor, porque no saben cómo trabajar".

Tras sus declaraciones, el diputado se vio obligado a retractarse formalmente.

La región donde Furtado dio el discurso, São João do Caru, está cercana a la frontera del territorio indígena Awá, una zona de selva preamazónica única. Esta región está siendo arrasada desde hace meses por múltiples incendios provocados por madereros que amenazan las vidas de varios centenares de indígenas awás.

"Teniendo en consideración las afirmaciones tan extremas del diputado Furtado, y el contexto en el que fueron emitidas, Survival pide que sean consideradas una incitación al odio por motivos raciales", señala la ONG en su página web. "Es muy probable que estos sentimientos en parte hayan motivado los incendios provocados contra los awás de la zona", añade.

Este es el segundo año que la ONG otorga este "infame" premio, que por segundo año consecutivo recae en un político brasileño. El político Luis Carlos Heinze fue nombrado "racista del año 2014" por decir: "el Gobierno (...) se acuesta con los negros, los indios, los gays, las lesbianas, todos los perdedores".

El director de Survival International, Stephen Corry, considera que "estos repugnantes comentarios indican homofobia y el nivel de racismo existente contra los pueblos indígenas entre algunas de las personas más poderosas de la sociedad brasileña".