9 de abril de 2015

NSA revisa pornografía en busca de mensajes terroristas codificados

NSA revisa pornografía en busca de mensajes terroristas codificados
JOE RAEDLE/GETTY

NUEVA YORK, 9 Abr. (Notimérica) -

   Un exagente de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) ha señalado que "revisan pornografía en busca de mensajes terroristas" codificados y enviados principalmente por el Estado Islámico.

   Según ha publicado 'The Daily Beast', expertos de varias agencias de inteligencia estadounidense, como la CIA, la NSA y el Centro Nacional Contra el Terrorismo, pasan horas tratando de identificar en este tipo de vídeos cualquier indicio para rescatar a los rehenes y prevenir ataques contra las fuerzas militares de Estados Unidos o abusos sexuales a niños.

   Entre los numerosos vídeos que deben analizar los agentes, puede haber pistas sobre los detalles con los que se llevan a cabo algunas operaciones de Estado Islámico y diversos ataques yihadistas, así como dónde podrían esconderse o cúal será su próximo ataque.

   A través de estas comprobaciones del material que reciben, los agentes de la NSA tratan de encontrar cualquier posible mensaje codificado, una práctica conocida como esteganografía y muy utilizada por los terroristas de Estado Islámico y Al Qaeda, que se envían claves a través de vídeos pornográficos.

DAÑOS PSICOLÓGICOS

   Aunque a veces es efectivo, se trata de un trabajo bastante intenso y los agentes se ven expuestos durante muchas horas a un material violento que diariamente puede causarles daños psicológicos.

   El contenido que deben analizar y supervisar es, en su mayoría, pornográfico, pero también hay vídeos relacionados con decapitaciones, torturas, ataques a fuerzas militares de Estados Unidos y, a veces, incluso de abuso infantil.

   Tal y como ha indicado un analista anónimo, al pasar tantas horas revisando un material parecido, la tarea se "transforma en algo monótono".

   Por eso, periódicamente los operarios deben someterse a exámenes psicológicos y evaluaciones por parte de especialistas de comportamiento, quienes ven en muchas ocasiones los mismos vídeos para conocer a qué tipo de shock podrían enfrentarse los trabajadores.