16 de febrero de 2015

Nuevos interrogantes sobre el cadáver calcinado junto a la casa de Nisman

Nuevos interrogantes sobre el cadáver calcinado junto a la casa de Nisman
TWITTER

BUENOS AIRES, 16 Feb. (Notimérica) -

Según van pasando las horas, se va conociendo nueva información sobre el cadáver que apareció a pocos metros del edificio en el que vivía el fiscal Nisman, pero cada nuevo dato que se conoce abre más interrogantes. El cuerpo es de una mujer de aproximadamente 1,65 metros de estatura.

El caso Nisman se está convirtiendo en una especie de agujero negro que hace que cada hecho que sucede cerca --física o idealmente-- sea enseguida puesto en relación con él, aunque sea de manera confusa. Las primeras informaciones que se brindaron sobre el caso del cuerpo calcinado no fueron del todo certeras y las que se van conociendo no arrojan claridad sobre el suceso.

El incidente que provocó el fallecimiento de una persona a metros del edificio en que vivía Nisman tuvo lugar la madrugada del domingo 15 hacia las 2:40, a diferencia de la información difundida a primera hora que decía que ocurrió en la madrugada del lunes. No sólo es curioso que la noticia no haya trascendido hasta un día después, sino que la policía no valló la zona hasta casi 36 horas de transcurrido el hecho, ya en la tarde del lunes.

Otra de las informaciones desmentidas que trascendió en un primer momento fue que la persona calcinada se había electrocutado, pues apareció junto a una cámara de ladrillo que hace las funciones de subestación eléctrica.

Esta información no coincidía con las declaraciones de los policías que custodiaban la escena, que aseguraron que se había encontrado un bidón con restos de combustible y una botella de alcohol etílico.

Además, ha sido desmentida por la empresa a cargo de la distribución eléctrica en la zona, Edesur, que afirmó que si hubiera sido una electrocución la cámara de electricidad habría salido de servicio, algo que no pasó: "La cámara de electricidad no tiene ninguna vinculación con el cadáver que se encontró en las proximidades", afirma un mensaje de la directora de comunicaciones de la compañía, Alejandra Martínez.

El director del Sistema de Atención Médica de Emergencia de Buenos Aires (SAME), Alberto Crescenti, fue quien había insinuado la hipótesis de la electrocución en la mañana del lunes. Sin embargo, por la tarde ha aclarado en el canal TN que en el SAME recibieron una alerta por electrocución, pero que en ningún momento afirmaron esta información.

Esta situación abre una nueva pregunta: ¿quién llamó al SAME dando una alerta por electrocución si todo parece apuntar que no existió una? Resulta extraño que alguien viera a una persona en llamas y supusiera que se había electrocutado.

EXPECTACIÓN Y ANSIEDAD

La situación de expectación e incluso ansiedad que la sociedad argentina experimenta ante la investigación del caso Nisman hace que cualquier pequeño dato filtrado o publicado sea el punto de origen para numerosas especulaciones, ahora también con este nuevo caso sospechoso.

Según se dio a conocer por Radio Mitre, algunos testigos que dicen haber visto las llamas aseguran que en ningún momento escucharon gritos, lo cual ha hecho circular la hipótesis de que quizá el cuerpo haya sido llevado al lugar.

Otra información relevante que se maneja en la investigación, aunque todavía no confirmada, es que la víctima podría ser una indigente. De ser cierto, es de suponer que se desbarataría un posible vínculo con el fiscal Nisman. Puerto Madero es, sin embargo, uno de los barrios más exclusivos de la ciudad de Buenos Aires y, si bien es cierto que es factible encontrar indigentes en las cercanías, no resulta el lugar más común.

Los siguientes pasos que sigue la investigación son la autopsia, cuyos resultados no estarán hasta el próximo miércoles 18, y el cotejo con el registro de personas desaparecidas, ya que hasta ahora no se ha podido dilucidar la identidad de la persona, si bien se corroborado que se trata de una mujer de aproximadamente 1,65 metros de altura.

Hasta el momento no existe ningún vínculo con Nisman, pero la relevancia que está teniendo el caso en el país se debe precisamente a la coincidencia de que el cadáver apareciera a metros del edificio en el que vivía y fue encontrado muerto el fiscal. El hecho puede ser una casualidad sin relación alguna, pero la gravedad del caso Nisman --como si fuera un agujero negro-- es capaz de atraer hacia sí los nuevos interrogantes de esta muerte sospechosa.