19 de abril de 2019

¿Qué ocurre si comes alimentos caducados y por qué deberías tener en cuenta las etiquetas de los productos?

¿Qué ocurre si comes alimentos caducados y por qué deberías tener en cuenta las etiquetas de los productos?
PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 19 Abr. (Notimérica) -

Revisar las etiquetas de los alimentos es importante puesto que, además de ofrecer información sobre los valores nutricionales y la composición, nos dicen hasta qué fecha es recomendable su consumo.

Según recogen algunos portales nutricionales y especializados en alimentos, las fechas de caducidad que vienen impresas en los productos envasados nos indican que una vez vencido ese día o mes, este podría causar daños a nuestra salud, mientras que la fecha de consumo preferente nos indicaría que una vez superado ese día, el producto podría haber perdido algunas de sus propiedades.

Así que, no solo es importante revisar la fecha, sino también las etiquetas, pues estas nos hablan de la vida útil de los alimentos ya que hay algunos que podrían ser más peligrosos que otros una vez rebasada la fecha de caducidad.

¿CÓMO PREVENIR ENFERMEDADES?

Según informa la Organización Mundial de la Salud, aunque parezca mentira, existen enfermedades de transmisión alimenticia, lo bueno es que se pueden prevenir con una manipulación apropiada de estos, es decir, si se tiene en cuenta y se respetan las fechas y horas de caducidad, así como el lugar y la temperatura a la que se recomienda que permanezca.

Todos los alimentos tienen microorganismos vivos muy pequeños que no son perceptibles a la vista humana. Existen tres tipos, microorganismos: buenos, malos y peligrosos. Estos dos últimos son los que se potencian cuando el alimento se caduca.

La diferencia entre los microorganismos malos y los peligrosos es que los primeros pueden hacer que el alimento huela y sepa mal, mientras que los peligrosos causan enfermedades a las personas, que en ocasiones pueden incluso llegar a matarlas. Algunos de los microorganismos más peligrosos son la Salmonella, la Shinguella, la Trichinella, la Hepatitis A o el Norovirus.

Según algunos organismos especializados en consumo y alimentación, el pescado y la carne son los alimentos más peligrosos y por tanto con los que más cuidado se debería tener.