14 de julio de 2009

Padre Jackson dice acuerdo de conciertos era mucho para cantante

Por Alex Dobuzinskis

LOS ANGELES (Reuters/EP) - El padre de Michael Jackson dijo que el "Rey del Pop" no estaba preparado para realizar 50 conciertos en Londres, en una entrevista por televisión transmitida el día en que estaba programado el esperado regreso de la estrella.

Joe Jackson dijo a ABC News que su hijo le había comentado que sólo había aceptado hacer 10 espectáculos en Londres, pero que la promotora de conciertos había reservado más recitales para elevar el total a 50.

"Estaba preocupado por su salud, debido a todos los espectáculos que estoy viendo, ningún artista puede hacer tantos recitales seguidos como esos", señaló Joe Jackson a ABC News en una entrevista emitida el lunes.

"Sabía que Michael no podría hacer todos esos conciertos sin pausas entre ellos", agregó.

En un comunicado, Randy Phillips, presidente y director ejecutivo de la promotora de conciertos AEG Live, reconoció el lunes que el número de conciertos era originalmente menor, pero explicó que Jackson había aceptado realizar más.

"Nuestro acuerdo original con Michael Jackson era por 31 conciertos", indicó Phillips.

Cuando la respuesta al anuncio original de los 10 conciertos fue tan abrumadora, AEG Live se dirigió al entonces consejero de Jackson, el médico Tohme Tohme, y le preguntó si el cantante estaría dispuesto a hacer más, sostuvo Phillips.

El primer concierto estaba previsto para el 13 de julio, mientras que el resto se distribuía hasta febrero del 2010.

Tohme señaló a AEG Live que Jackson realizaría 50 espectáculos y el propio artista dijo estar motivado en hacer una serie récord de presentaciones, agregó Phillips.

El cantante de 50 años anteriormente había aprobado una prolongada prueba física, de cara a su primera serie de conciertos en vivo tras 12 años, y se encontraba ensayando en Los Angeles el día previo a su muerte.

Jackson falleció de un paro cardíaco el 25 de junio, tras haber dejado de respirar y luego de que paramédicos fueran llamados hasta su hogar en Los Angeles.