Los "padrotes", los proxenetas mexicanos que enamoran a sus víctimas

Los "padrotes", los proxenetas mexicanos que enamoran a sus víctimas
28 de octubre de 2018 PXHERE

   CIUDAD DE MÉXICO, 28 Oct. (Notimérica) -

   La prostitución es una de las mayores problemáticas sociales a las que Iberoamérica debe hacer frente. Tanto es así que el Observatorio Latinoamericano Sobre Trata y Tráfico de Personas (ObservaLAtrata) asegura que es la "industria de mayor crecimiento" en la región.

   En muchas ocasiones, la prostitución es considerada como la única salida para aquellas mujeres que viven bajo el yugo de la pobreza, y eso hace que estas prácticas se vean favorecidas por un encubrimiento social del que los criminales se hacen eco. De acuerdo con los datos ofrecidos por la Oficina de Drogas y Crimen de Naciones Unidas, tan solo el 46 por ciento de los proxenetas son procesados.

La permisividad que también las autoridades muestran hace que la trata de blancas se entienda como un negocio sin igual en la región. El mayor ejemplo de ello es la figura de los llamados "padrotes", presentes sobre todo en México.

   Los 'padrotes' son un tipo de explotadores sexuales cuya técnica consiste básicamente en enamorar a las mujeres a las que pretenden extorsionar, para luego obligarles a prostituirse. El maltrato psicológico es el arma más potente de estos individuos.

   FALSAS PROMESAS

   Lujos, estabilidad sentimental y dinero a cambio de nada es la falsa promesa que todas las victimas creen hasta que "son obligadas a mantener relaciones sexuales hasta 30 y 40 veces al día", indica el expadrote Jesús Enrique Hidalgo Garfias al periódico español 'El Mundo'.

   Garfias reconoce que su único fin era obtener de las mujeres tanto dinero como fuese posible sin importar las consecuencias psicológicas o físicas que eso conllevase, aplicando el lema "el fin justifica los medios". En muchas ocasiones sus víctimas ni siquiera sabían que estaban dentro de una red de trata de blancas.

   El expadrote también afirma que el tiempo máximo establecido por encuentro sexual, denominado "rato", no debe superar los 12 minutos. Si esto sucede, las mujeres reciben severas palizas. Además, ni un solo dólar de todo el dinero que se obtiene gracias a su explotación llega a manos de estas mujeres.

Las mujeres jóvenes cuya situación económica y personal no pasa por su mejor momento son los objetivos principales de los padrotes, ya que su debilidad emocional les hace creer más fácilmente las mentiras de los proxenetas.

   

Contador