9 de julio de 2010

El PAM emplea en Haití a 35.000 personas y confía en dar trabajo a 140.000 antes de fin de año

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

Casi seis meses después del terremoto de Haití que provocó más de 200.000 víctimas mortales, el Programa Mundial de Alimentos (PAM) de la ONU sigue colaborando con las autoridades locales para paliar las necesidades alimentarias de los ciudadanos y desarrollando esquemas de trabajo que actualmente emplean a 35.000 personas, con la esperanza de que esta cifra se extienda a 140.000 antes de finales de año.

"En las horas inmediatamente posteriores al terremoto --ocurrido el 12 de enero--, el PAM proporcionó asistencia alimentaria de emergencia que impidió que este suceso catastrófico se convirtiese en una crisis de hambre para el pueblo de Haití y el mundo", afirmó la directora ejecutivo del organismo, Josette Sheeran.

La intención de la organización pasa, en la actualidad, por desarrollar un programa mixto que tenga en cuenta el exitoso plan de 'dinero por trabajo' y preste atención también a la alimentación escolar o a iniciativas de nutrición, según recoge un comunicado de la ONU.

Además de los muertos, el seísmo de enero dejó a 1,3 millones de personas sin hogar y destruyó numerosos edificios, entre ellos oficinas del Gobierno, hospitales y escuelas.

El PAM también trabaja en el ámbito educativo y espera alimentar a 655.000 niños en edad escolar e incluso elevar la cifra de menores asistidos a 800.000 a finales de año. "El programa de alimentación escolar es una piedra angular de nuestras operaciones en Haití", apuntó Kaulard, quien subrayó la importancia de que los niños tengan "al menos una comida al día y sigan aprendiendo".

Para embarazadas y mujeres enfermas, así como para niños menores de cinco años, el PAM está distribuyendo suplementos alimenticios especiales con los que pretende ayudar a grupos vulnerables.