23 de julio de 2007

Panamá.- China sigue investigando el caso del sustitutivo de glicerina que provocó cerca de 100 muertos en Panamá

BEIJING, 23 Jul. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Débora Altit) -

El director del órgano encargado de velar por la salud pública en China declaró hoy que se está investigando la relación de un distribuidor de propiedad estatal con la compañía farmacéutica que fabricó el producto químico no apto para el consumo pero acabó siendo usado para hacer jarabes en Panamá, provocando cerca de un centenar de muertos en este país centroamericano.

Li Changjiang, director de la Administración General para la Supervisión de la Calidad, Inspección y Cuarentena, declaró hoy en rueda de prensa que "en estos momentos también estamos investigando esta empresa", si bien insistió en que desde China se dejó bien claro a Rasfer, el comprador español que luego vendió el producto a Panamá, que la mercancía "no era para usarla en alimentación o medicinas".

"Mi sensación es que al menos esta compañía (la distribuidora estatal CNSC Fortune Way) prestó atención y advirtió a la parte (española), pero como la otra no prestó atención se produjo un problema más allá en la cadena", afirmó Li.

Según datos anteriores ofrecidos por China, CNSC Fortune Way vendió en julio de 2003 a la empresa española Rasfer, por un valor de 78.300 yuanes (7.630 euros), 11.349 kilos del químico fabricado por la farmacéutica Taixing --cuyo cierre ya fue ordenado la semana pasada por Beijing por vender el producto-- con un 15% de glicol dietileno (químico más barato de que la glicerina que se usa, por ejemplo, para fabricar anticongelantes) simplemente bajo la ambigua etiqueta de "glicerina TD" ('tidai' significa 'sustituto' en mandarín).

El producto fue después revendido a una compañía panameña, que lo mantuvo almacenado durante dos años y después lo volvió a vender, ya caducado, cambiándole la etiqueta y poniendo otra en la que se aseguraba que era glicerina para uso médico.