10 de abril de 2007

Panamá.- El Congreso debate con "urgencia" un proyecto de ley para aumentar las penas de cárcel a menores infractores

CIUDAD DE PANAMÁ, 10 Abr. (EP/AP) -

El Congreso panameño comenzó ayer a debatir con "urgencia" un proyecto de ley para enfrentar la creciente criminalidad, que contempla el aumento de las penas de cárcel para los infractores menores de edad.

La propuesta, además, restringe el tiempo de permanencia de los turistas con visado en el país de los 90 días actuales a 30. Asimismo, disminuye la prórroga del visado para los turistas de 180 días a 60 días.

Esta iniciativa fue presentada la semana pasada por el Gobierno con carácter de "urgencia notoria" lo que implica que no podrá posponerse su debate.

La ministra de Gobierno y Justicia, Olga Golcher, quien estuvo en la comisión legislativa al iniciar el debate explicó que el proyecto de ley es "integral". "No es una ley solo para aumentar las penas", hay otros aspectos, aseguró.

Lo que queremos es que en Panamá no se repita el caso de algunos países en la región donde "los índices de adolescentes (infractores) han ido creciendo", sostuvo.

Golcher admitió que en Panamá el problema de las pandillas (o maras) no es tan serio como en Honduras o El Salvador, aunque no quieren "un escenario de maras por no tomar medidas a tiempo", subrayó. También explicó que la propuesta no sólo implica incrementar las penas, sino también a establecer medidas de resocialización de los menores.

La propuesta incluye reformas a los códigos judicial, penal y a las legislaciones sobre los menores infractores y sobre migración.

En el caso de los menores de edad, las penas serán aumentadas para los delitos de homicidio, violación, tráfico de drogas y terrorismo, de cinco a nueve años y hasta tres años más para las conductas agravadas. Las penas por lesiones personales dolosas las incrementa de cinco hasta siete años.

La propuesta también plantea penas de cuatro a seis años para los integrantes de las pandillas y establece nuevos elementos para identificar a los miembros de esas organizaciones criminales.

El incremento de las condenas a los menores infractores ya generó polémica por parte de organismos de derechos humanos, como la Comisión de Justicia y Paz que sostiene que aumentar los castigos no solucionará el problema de la delincuencia.