23 de enero de 2006

Panamá/España.- Desaparecen en Panamá dos españoles, padre e hijo, que trabajaban con refugiados colombianos

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El médico naturista español José Vicente Colastra y su hijo Sergio se encuentran desaparecidos desde el pasado viernes por la noche en Panamá, donde realizaban labores humanitarias para una organización no gubernamental en una aldea de la provincia de Darién, fronteriza con Colombia, según informó ayer la Policía panameña y confirmó hoy a Europa Press la Dirección General de Comunicación Exterior.

En el momento de su desaparición, los españoles recorrían la localidad de Jaqué y el sector de La Ensenada, en la selva darienita y a unos 50 kilómetros de la frontera con Colombia, según informó ayer la Policía panameña en un comunicado, citado por The Associated Press. Según el diario panameño 'La Prensa', fueron interceptados por "grupos armados irregulares".

Padre e hijo, que trabajan para la Fundación Tierra Viva, brindaban asistencia a refugiados colombianos que habitan en el sector de Jaqué, según informó el diario panameño 'Crítica'. Tierra Viva fue fundada en 1992 en Venezuela y está dedicada al desarrollo sostenible. José Vicente Colastra, experto en cultura indígena, vive en Panamá desde 1999.

Según la Policía Nacional, citada por 'Crítica', se han reforzado las operaciones de vigilancia y "se ejecutan otras acciones para dar con el paradero de los Colastra y conocer las causas que motivaron su desaparición". Asimismo, se ha puesto en conocimiento "a la contraparte colombiana para que tomen las medidas pertinentes al respecto".

Aparte, según 'La Prensa', los 17 misioneros que les acompañaban en el momento del presunto secuestro, y que pudieron escapar refugiándose en la selva, comparecieron ayer ante la Fiscalía Auxiliar como parte de las investigaciones, aunque el fiscal auxiliar, Luis Martínez, no quiso hacer declaraciones.

Darién es la más extensa y más pobre de las provincia panameñas. En el pasado, grupos armados colombianos incursionaron en territorio panameño en busca de alimentos y para descansar, y en varias ocasiones atacaron poblados indígenas e incluso puestos policiales locales.

A Darién también llegan desplazados colombianos que huyen de la violencia en su país. Las autoridades locales han dicho que centenares de ellos aún permanecen en territorio panameño. La provincia, que está habitada básicamente por indígenas y campesinos, también figura como lugar de tránsito de indocumentados sudamericanos.