16 de octubre de 2006

Panamá.- El Gobierno investiga si hay negligencia o criminalidad en la contaminación de un jarabe que deja 21 fallecidos

CIUDAD DE PANAMÁ, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Otras 10 personas han pasado a formar parte del grupo de afectados por el síndrome de insuficiencia renal aguda inesperada (Sira), sumando ya 44 casos registrados, 21 de los cuales son víctimas mortales, según el último informe dado a conocer el pasado viernes por el Ministerio de Salud de Panamá.

Ante esta situación, las autoridades siguen con la investigación que pretende determinar si hubo negligencia o mano criminal en la contaminación de un lote de jarabes de la Caja de Seguro Social (CSS) y de la que se teme que sea la causante del extraño síndrome que ha matado ya a 21 personas.

Mientras siete personas se encuentran en observación como "casos sospechosos", el laboratorio ha sido clausurado temporalmente por las autoridades. El procurador general encargado, Rigoberto González, reiteró que las primeras pesquisas apuntan a establecer cómo llegó el tóxico dietilenglycol al laboratorio de fármacos de la CSS.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) encontró en un jarabe expectorante sin azúcar, que tomaba una de las víctimas del síndrome, un compuesto que no debía estar, dietilene glycol (también conocido como glicol de dietileno), un producto refrigerante utilizado en la industria automotriz.

Esa sustancia contaminó un jarabe sin azúcar expectorante y antihistamínico que se receta principalmente a diabéticos. El jarabe fue retirado inmediatamente de las farmacias, así como otros seis productos medicinales usados para aliviar síntomas del resfriado o la gripe.

Esas medicinas se recetan a los niños, sin embargo el síndrome afecta mayormente a personas adultas. Los medicamentos incluyen el popular guayacolato de glicerino y la vitamina Complejo B.

"Una vez se precise este asunto (el ingreso del tóxico), se podrán deslindar las responsabilidades", manifestó González según recoge la prensa local. "Sería irresponsable hacer señalamientos" anticipados, agregó.

La fiscalía auxiliar, a cargo de la investigación, realizó el ayer y hoy una serie de inspecciones en el laboratorio de la CSS, para buscar muestras de productos contaminados con dicha sustancia.

El hallazgo del tóxico se dio gracias a muestras examinadas por el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta a medicamentos consumidos por pacientes que presentaron el síndrome, que hace colapsar los riñones y daña el sistema nervioso.

La enfermedad ha matado hasta el momento a 21 personas, la mayoría con más de 60 años de edad y con historial de sufrir diabetes, presión arterial alta e insuficiencia renal.

El ministro de Salud, Camilo Alleyne, dijo el ayer que ya disponen de un antídoto llamado "fomepizole" que se aplicará inmediatamente a los pacientes.

De acuerdo con las autoridades, la CSS elabora actualmente 24 tipos de medicamentos, de los cuales unos nueve son jarabes. La CSS informó que cada mes despacha unos 10.000 frascos del expectorante sin azúcar que resultó contaminado.