9 de octubre de 2006

Panamá.- Piden la renuncia del ministro de Salud por el caso de las 20 muertes supuestamente causadas por un fármaco

La diputada opositora denuncia que en las policlínicas de la Caja de Seguro Social aún no se han retirado los medicamentos sospechosos

CIUDAD DE PANAMA, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

La ex presidenta Mireya Moscoso (1999-2004), diputada del Partido Panameñista (oposición), solicitó hoy lunes la destitución del ministro de Salud, Camilo Alleyne, o la del director de la Caja de Seguro Social, René Luciani, a quienes considera resposables de las al menos 20 muertes supuestamente provocadas por el consumo del fármaco Lisinopril Normon, un antihipertensivo que podría haber sido la causa de un extraño mal que afecta hasta el momento a 31 personas.

Tras una semana de desconcierto desde que el ministro de Salud anunció que un extraño mal había matado ya al menos a seis personas, el balance hasta hoy eleva a 20 el número de víctimas mortales y a 31 los casos en los que se ha presentado este síndrome renal agudo, según reconoció el titular de Salud de Panamá.

La única hipótesis hasta el momento apunta a que el fármaco Lisinopril Normon podría haber sido el causante de este mal. Sin embargo, las autoridades de salud han descartado de momento que ese medicamento haya estado contaminado, mientras que la empresa distribuidora del fármaco, del laboratorio Normon de España, aseguró que su uso en otros países no ha registrado efectos negativos.

Sin embargo, Moscoso pidió que quienes ordenaron la compra de estos medicamentos que habrían podido costar la vida a unas 20 personas paguen con su "destitución del cargo" esta "negligencia", ya que a su juicio son "responsables" de la situación, conocida por las autoridades desde hace meses según denuncia la diputada opositora.

POR AHORRAR "UNOS CUANTOS DOLARES"

"Por querer ahorrarse unos cuantos dólares compraron un medicamento genérico sustituyendo el original y jugaron con la vida de estas personas, por lo tanto los responsables tienen que pagar ya sea el ministro de Salud, Camilo Alleyne o el director de la Caja de Seguro Social, René Luciani", manifestó en declaraciones recogidas por la prensa local y reseñadas por Europa Press.

"El presidente de la República (Martín Torrijos) tiene en sus manos la decisión, porque nadie en este país puede creer que no haya responsables en una situación tan delicada que le ha costado la vida a casi un veintenar de personas y que ahora digan que aquí no pasa absolutamente nada", agregó señalando que en estos "casos de negligencia" las autoridades "están escondiendo algo demasiado delicado".

Moscoso denunció que en las policlínicas de la Caja de Seguro Social (CSS) aún no se han retirado los medicamentos sospechosos.

LA RETIRADA DEL MEDICAMENTO

Precisamente este fin de semana se reunieron las más altas autoridades de Salud del país que, tras bautizar a la 'enfermedad misteriosa' como síndrome de Parálisis e Insuficiencia Renal Aguda (PIRA), se pusieron a calcular el coste total que tendrá ordenar la posible retirada del medicamento antihipertensivo Lisinopril del cuadro básico de medicamentos. Según fuentes consultadas por el diario local 'El Siglo', su retirada será "muy costosa".

El medicamento denominado Lisinopril registra en sus datos clínicos algunas recomendaciones sobre los posibles efectos en pacientes hipertensos, con insuficiencia renal, pacientes tratados con diuréticos, insuficiencia cardiaca e hipertensa con diabetes.

Entre otros efectos, tras el uso del Lisinopril normon se registró trastorno del sistema nervioso psiquiátrico (mareos, cefalea); trastornos cardiacos y vasculares (efectos ortostáticos, incluida hipotensión); trastornos respiratorios, toráxicos y mediastinitos (tos); trastornos digestivos (diarreas, vómitos); trastornos renales y urinarios (disfunción renal).