5 de octubre de 2007

Panamá.- UNICEF pide a las autoridades de Panamá que luchen para evitar las muertes por desnutrición

CIUDAD DE PANAMÁ, 5 Oct. (EP/AP) -

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF por sus siglas en inglés) pidió esta semana a las autoridades de Panamá que busquen estrategias para frenar las muertes de niños indígenas por desnutrición y enfermedades respiratorias. La instancia se produce después de que se hayan producido una decena de muertes en menores por estas causas en las últimas semanas.

"Las muertes se deben a un virus (respiratorio) muy conocido que combinado con la desnutrición causa las muertes", dijo el viernes el representante del Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Panamá, Fernando Carrera.

Carrera se refirió en particular a los fallecimientos de niños en la remota comunidad de Nurú, en la comarca indígena Gn'be Buglé, en la provincia central de Veraguas, a unos 300 kilómetros al oeste de la capital panameña.

Los medios de comunicación han informado en los últimos días muertes de más de una decena de niños indígenas en zonas montañosas y de difícil acceso en la central de Veraguas. Las cifra oficial es de 10 defunciones.

Según Carrera, informes de la Contraloría Nacional señalan que de 63.000 nacimientos que se registran anualmente en Panamá, mueren 1.200 niños antes de completar el año. Y la mitad de las muertes es debido a causas prevenibles.

"Ese registro histórico es preocupante", apuntó. "En un país como Panamá, con las riquezas que tiene, son demasiadas muertes".

Un comunicado de UNICEF señaló que "Panamá posee las capacidades financieras y técnicas para hacer frente a las muertes de los niños y niñas".

El funcionario formuló las declaraciones durante la clausura de un foro de mujeres indígenas que discuten un plan de estrategia a favor de sus comunidades para los próximos cinco años.

La presidenta de la Coordinadora de Mujeres Indígenas en Panamá, dijo que la situación en sus comunidades es preocupante. "Se trata de muertes que se pueden prevenir".

"Se requiere más esfuerzo porque se trata de comunidades lejanas que tienen que caminar más de tres horas para llegar a un centro de saludad. Y cuando uno llega no hay estructuras adecuada, faltan medicamentos", añadió.

Un comunicado de la Coordinadora dijo que es "un crimen" que la niñez panameña "muera de hambre" como los recientes casos en las comunidades indígenas.