25 de octubre de 2015

Papa Francisco clausura sínodo pidiendo una Iglesia con el corazón más abierto

EL VATICANO, 25 Oct. (Reuters/Notimérica) -

El Papa Francisco ha clausurado este domingo un polémico encuentro de obispos sobre la familia pidiendo una Iglesia con el corazón más abierto, más compasiva y arraigada en las vidas de las personas, y "que no sea una institución árida que teme los cambios y retos".

Al final de la reunión, que ha durado tres semanas, los obispos han accedido a tener una actitud más abierta hacia los divorciados que se han vuelto a casar fuera de la Iglesia.

No obstante, el documento final ha dejado de lado el asunto sobre si deberían tener un lenguaje y actitud más acogedora en relación a los homosexuales.

Este sábado, el Pontífice ha criticado a los líderes eclesiásticos que "se esconden tras la rigidez de la doctrina mientras las familias sufren".

Los resultados generales parecieron dar una victoria a algunos de los puntos clave del mandato del Papa que, como árbitro final, redactará su propio documento en relación a la familia.

"Una fe que no sabe arraigarse en la vida de la gente se queda árida y, en lugar de oasis, crea otros desiertos", afirmó este domingo el líder de la iglesia católica.

IGLESIA MÁS COMPASIVA.

Durante una homilía dominical en la Basílica de San Pedro, Francisco ha continuado con su temática de una Iglesia más compasiva, refiriéndose a la historia bíblica en la que Jesús se detiene a devolver la vista a un hombre ciego, a pesar de que sus apóstoles no se habían conmovido por sus gritos.

"Esto puede ser un peligro para nosotros: ante los constantes problemas, es mejor avanzar, en lugar de dejar que nos molesten (...) nuestros corazones no están abiertos", comentó Francisco en la misa, a la que asistieron los 270 obispos presentes en el sínodo.

El Papa agregó que los líderes eclesiásticos deben protegerse de "una fe programada" y un punto de vista condescendiente en el que "cualquiera que nos molesta o no está a nuestra altura es excluido".