28 de junio de 2015

El Papa Francisco: todo un maestro de la comunicación estratégica

El Papa Francisco: todo un maestro de la comunicación estratégica
OSSERVATORE ROMANO / REUTERS

MADRID, 28 Jun. (Notimérica) -

El Papa Francisco, que tomó cargo el 13 de marzo de 2013, ha sido definido durante estos dos últimos años en uno de los grandes maestros de lo comunicación estratégica.

Mientras que su antecesor, Benedicto XVI, no estaba caracterizado por disponer de grandes dotes comunicativas, el Papa Francisco, que se enfrentaba a grandes retos dentro de la Iglesia Católica, ha introducido en el Vaticano una nueva forma de hacer las cosas en temas de comunicación.

La pederastia, la corrupción o la financiación eran algunos de los problemas que propiciaron la llegada de una crisis a la Iglesia en la última década.

Por ese motivo, se hizo necesario modificar el discurso de la Iglesia y adaptarlo a los nuevos medios. ¿Qué se debía hacer en cuanto a la aceptación de minorías? ¿Se debía incluir a los colectivos LGTB o divorciados en la Iglesia?

Esas fueron algunas de las cuestiones que llevaron al nuevo líder católico a incorporar formas directas de comunicación con el público. En 2012, se abrió la cuenta de Twitter Pontifex, que a través de mensajes en diferentes idiomas pretende dar visibilidad al mensaje del Papa y de la Iglesia.

LA LEGITIMIDAD DE LOS MENSAJES.

Francisco comenzó su mandato como Papa rompiendo el protocolo y saliendo al balcón central de la Basílica de San Pedro. A través de un aspecto cuidado, pero sencillo, el nuevo Papa ya señaló cómo sería el resto de su mandato.

Según señala un estudio de 'Llorente & Cuenca' una de las mayores fortalezas que da legitimidad a sus mensajes es el uso de su carisma personal y la cercanía de los fieles.

Cada uno de sus actos deja imágenes memorables que a su vez tienen un significado tanto para los fieles como para los medios. Por ejemplo, en una de sus visitas a una cárcel, el Papa se arrodilló, imitando el acto de Jesús y optó por lavar los pies de los presos cuidadosamente.

"Más allá de sus palabras cada uno de sus gestos y actos comunican". Al comienzo de su mandato, el Papa señaló que quería una Iglesia "pobre y para los pobres".

También dejó clara esta cuestión a través de la elección de nombre, el anteriormente conocido como Jorge Mario Bergoglio optó por Francisco, "el Papa de los pobres".

Estas ideas se ven reflejadas en la aceptación que consigue el Papa. Un estudio de la CNN en 2013 reveló que un 88% de los católicos norteamericanos aceptan su gestión. Además de un 75% de ciudadanos en general, con independencia de su credo.

Sólo dos años después, en 2015, una encuesta del Pew Research Center señaló que la aceptación del nuevo Papa entre los católicos practicantes de Estados Unidos se había incrementado alcanzando un 90%.

LA IMPORTANCIA DE LA INCLUSIÓN.

Según revela el estudio de 'Lorrente & Cuenca', "la identificación, la inclusión y la transparencia son las armas infalibles para enganchar a los interlocutores".

En 2013, en uno de sus discursos más importantes hasta el momento, el Papa señaló que "si una persona es gay, busca a Dios y tiene buena voluntad ¿quién soy yo para juzgarlo?

A través de este sencillo mensaje se incluyó por primera vez al colectivo homosexual dentro de la Iglesia y aunque las doctrinas se siguen manteniendo, estos mensajes acercan nuevamente a miles de personas al catolicismo.

LA FIGURA DE UN LÍDER.

Francisco, que mantiene relaciones cordiales con numerosos líderes de la vida política, fue nombrado por la revista 'Time' como el hombre más influyente del año 2013.

Sus viajes a diferentes países también generan un mensaje y cierta idea de acercamiento entre la Iglesia y los diferentes ámbitos de la sociedad.

Entre sus planes de futuro, se espera que el Papa visite Colombia en 2016 con el objetivo de llevar un mensaje de paz y acercar posiciones entre el Gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).