20 de junio de 2016

Pérez Corradi, el prófugo más buscado de Argentina

Pérez Corradi, el prófugo más buscado de Argentina
REUTERS

BUENOS AIRES, 20 Jun. (Notimérica) -

El argentino Ibar Pérez Corradi, vinculado al tráfico de drogas y acusado de ser intelectual de un triple asesinato con supuestos lazos políticos, fue detenido este domingo en la zona de la triple frontera entre Paraguay, Brasil y Argentina, según informó a policía de Asunción. Ahora, la ministra de Seguridad de Argentina, Patrici Bullrich, ha asegurado que el Gobierno ya ha reclamado a Paraguay la extradición del prófugo más buscado del país.

Pérez Corradi, de 38 años, alias 'Chiquito', 'Peludo' o 'Pelado' fue capturado después de que estallara el escándalo por la sospecha de que habría pagado por una identidad falsa, ya que había cambiado la documentación de un hombre de su edad fallecido hace 14 años.

El prófugo trabajó en el Banco Nación durante seis años y luego se convirtió en un empresario farmacéutico. A día de hoy la justicia lo considera como uno de los principales proveedores de efedrina, una droga de origen vegetal. Además de ser acusado de narcotráfico por haber introducido en Estados Unidos pastillas de oxicodona, un analgésido derivado del opio.

Asimismo, no sólo está siendo investigado por tráfico de efedrina, causa de la gran mafia de medicamentos en Argentina, sino que está directamente vinculado con el triple asesinato de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, conocido como el 'triple crimen de General Rodríguez', en el invierno de 2008. Este crimen está relacionado por un ajuste de cuentas relativo al tráfico de la droga.

"Se comprobaron sus vínculos con Forza y con Ferrón en lo que era la adquisición de efedrina para venderla a los carteles mexicanos, se probó que hubo una relación inicial que se fue desgastando al punto de indicarle claramente a un testigo que iba a matarlos", indicó al diario 'La Nación' el fiscal de Investigaciones Complejas de Mercedes, Juan Ignacio Bidone.

En este sentido, en el expediente de Corradi y sus socios constan facturas por más de 1300 kilos de efedrina proveniente de India y China comprada entre marzo y julio de 2008 a través de la droguería Masterfarm. Más tarde esta droga se revendía a los narcotraficantes, en su mayoría mexicanos.

También en esta red de tráfico de efedrina estaba la empresa farmacéutica Elvesta Argentina S.A, vinculada al ya condenado por el triple crimen, Martín Lannata, quien dijo en un reportaje televisivo que el asesinato fue ordenado por el jefe de gabinete de ministros de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Aníbal Fernández.

Pérez Corradi fue excarcelado en 2011, pero un año más tarde el fiscal Bidone pidió su captura de nuevo. Por lo tanto, se llevó a cabo un allanamiento en la vivienda de su madre en Vicente López, donde él había fijado un domicilio, pero no lo encontraron ni en casas vinculadas a la familia.

Durante los últimos tres años, el fiscal Bidone llevó a cabo una profunda investigación para dar con el paradero de Pérez Corradi. Hasta hoy, figuró como una de las personas más buscadas por la Interpol, acusado de delito de privación ilegítima de la libertad agravada por su comisión mediante violencia y amenazas en el concurso real con homicidio agravado por su comisión con ensañamiento, alevosía. Además, también está acusado de encubrimiento y lavado de dinero.

El Ministerio de Seguridad bonaerense llegó a ofrecer una recompensa entre 20.000 (1,438,60 dólares) y 100.000 pesos (7.193 dólares) a las personas que aportasen información que contribuyese a establecer el paradero y lograr la detención de Corradi. El 12 de enero, el titular del Ministerio, Cristian Ritondo, llegó a ofrecer 2 millones de pesos (143.860,00 dólares) después de que se produjese la captura de Lannatta, conocido como 'La Morsa' y su hermano Víctor Schillaci, también involucrado en el asesinato.

Para la fiscalía de Investigaciones Complejas de Mercedes la investigación deja claro que el vínculo de Pérez Corradi con 'La Morsa' era muy estrecho "desde lo comercial, lo societario y también lo telefónico"

SU MUJER, CLAVE EN LA INVESTIGACIÓN

La esposa de Pérez Corradi, María Gladys Delgado Britez, tuvo un papel fundamental a la hora de colaborar en la captura de su marido, a quien la justicia argentina buscaba desde 2012.

Ese año, Pérez Corradi escapó a Paraguay, donde conoció a María, de 23 años. A finales del 2013, poco después de conocerse, ella se quedó embarazada de su primera hija y para esquivar las fuerzas de seguridad, Delgado Britez la inscribió como hija de madre soltera ante las autoridades paraguayas. Aún así, cuando la pareja tuvo su segundo hijo en febrero de este año, Pérez Corradi, conocido por la familia como Jose Luis, intentó usar a sus hijos para argumentar un arraigo en Paraguay y así evitar ser extraditado a Argentina.

Tras cuatro años prófugo, usando nombres falsos, Pérez Corradi fue capturado por las autoridades paraguayas y su mujer fue a la comisaría de Ciudad del Este, donde había quedado detenido y preguntó por su marido usando su nombre verdadero completo. Bullrich explicó que fue una de las pruebas que ayudaron a ratificar la identidad del prófugo.