21 de septiembre de 2015

Una perra sobrevive casi 4 días bajo rocas tras terremoto de Chile

SANTIAGO, 21 Sep. (Notimérica) -

En cualquier tragedia ocurren milagros, y el grave terremoto de 8,4 grados ocurrido en Chile el pasado 16 de septiembre no ha sido una excepción. Tal es el caso de una perra que ha sobrevivido casi cuatro días atrapada bajo un muro de rocas a la salida de Ovalle, en la Región de Coquimbo, la más afectada por el seísmo.

El animal fue localizado el sábado, 19 de septiembre, por un técnico de edificación, Álvaro Araya, quien en su Twitter dio la voz de alarma indicando que había encontrado a unos perros bajo unas rocas que no podían salir y que "lloraban".

Dicho y hecho. Voluntarios de la Organización de Rescate y Conservación Ambiental (ORCA Chile) se pusieron manos a la obra y consiguieron rescatar la mañana del domingo a la perrita, que al parecer estaba preñada.

Así lo anunciaba en las redes sociales la organización animalista, que se había desplazado a la zona afectada por el terremoto para ayudar.

"Supieron que logramos rescatar a una perrita que estaba atrapada bajo un cerro de piedras tras un derrumbe en Ovalle? Nos tuvimos que desviar como una hora del camino pero logramos sacarla", dijo a través de Facebook Zico Henríquez.

"Nos dirigíamos de Tongoy a Canela cuando nos advirtieron por Twitter sobre esta perrita que estaba atrapada. Tuvimos que dar la vuelta y recorrer la zona durante más de una hora hasta encontrar una cancha a las afueras de Ovalle, que estaba rodeada por un muro de rocas que se había desplazado con el movimiento", relató a BioBioChile, Zico Henríquez, director ejecutivo de la entidad.

Allí notaron que se trataba de dos perros, uno de los cuales lograba entrar y salir por un estrecho agujero, mientras que el otro no lograba escapar.

"Al parecer era una pareja que había buscado refugio en las rocas para tener a sus cachorros antes del terremoto. La perra estaba preñada y por eso no lograba zafarse como el macho".

Debido a que los Bomberos se encontraban atendiendo otras emergencias, los voluntarios procedieron a remover con sus propias manos las rocas, lo que les llevó varias horas hasta que lograron hacer un hueco suficiente para poder sacar al asustado animal.

"Estaba muy asustada. Al final, tuvimos que recurrir a una combinación de ofrecerle alimento y agarrarla por el pellejo para poder sacarla", indicó Henríquez.

La perrita se ha quedado en la casa de una de las personas del sector que ayudó en el rescate mientras encuentran un hogar definitivo para el animal y sus cachorros.

Para leer más