20 de agosto de 2007

Perú.- Los alumnos de la UCV desplazados al país continúan su labor solidaria en medio de "incesantes réplicas"

VALENCIA, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los cinco alumnos de la Universidad Católica de Valencia 'San Vicente Mártir' (UCV) que se desplazaron el pasado viernes a Lima (Perú) para colaborar en los proyectos solidarios que dirigen dos misioneros valencianos en la zona prosiguen sus tareas "a pesar de las incesantes réplicas del terremoto", según aseguró Sergio Requena, sacerdote y profesor de la institución académica que acompaña a los alumnos.

Según informó el Arzobispado en un comunicado, el propio Requena se vio obligado a interrumpir ayer una misa que estaba oficiando en Lima, tras producirse un temblor de 5,5 grados en la escala Richter. La sacudida, "y el temor que se ha instalado en la población desde el terremoto, hicieron que se levantaran de sus bancos las casi doscientas personas que había en el templo", afirmó Requena.

Para el sacerdote valenciano, ha sido la "primera vez que he sentido un temblor así, y la verdad es que asusta". A pesar de que se pueden sentir "réplicas más o menos leves cada día", tanto él como los estudiantes de la UCV aseguraron estar "serenos y contentos de poder estar aquí ayudando".

La expedición de la UCV colabora con los misioneros valencianos Vicente Folgado y César Buendía, quienes han puesto en marcha una campaña de recogida de ropa de abrigo y mantas para los afectados por el terremoto que está siendo "muy bien acogida por los feligreses, a pesar de sus escasos recursos", señaló Folgado. Igualmente, el pasado fin de semana realizaron una colecta de donativos y volverán a repetirla el próximo domingo.

Folgado abrió esta mañana las aulas del colegio 'San Vicente Ferrer' que dirige junto a Buendía en las afueras de Lima, "en vista de que los temblores son de escasa intensidad". En el centro escolar han estado presentes los cincos estudiantes de la UCV, quienes desde hacía semanas habían preparado el viaje a Lima para ayudar a los niños en las tareas escolares, así como para colaborar en el comedor y el dispensario médico promovidos por los dos misioneros.