28 de agosto de 2007

Perú.- Dos bomberos de Logroño pasan una semana en Perú, en tareas de rescate tras el terremoto

LOGROÑO, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

Dos bomberos de Logroño, Javier Villena, de 26 años, y Unai Argote, de 27, han pasado cerca de una semana en Perú, en tareas de rescate tras el terremoto que asoló el país hace dos semanas. Hoy, a la vuelta de su experiencia, han sido recibidos por el alcalde logroñés, Tomás Santos.

Javier Villena explicó que llegaron a Pisco, la zona más afectada, el viernes 17, dos días después del terremoto, y han permanecido en el país durante 6 días, en total, 10 de viaje. "La situación siempre ha estado mal en el país -relató- pero cuando llegamos era infinitamente peor".

Lo que más les llamó la atención a los dos bomberos logroñeses fue que, pese a todo, "ante la desgracia, la gente aún tenía esperanza y sonrisas". Las necesidades de la población, por el contrario, fueron, a su juicio, lo peor, junto con la "impotencia" a la hora de hacer cosas.

Villena incidió en que, a su llegada, "todo estaba por organizar, pero una vez que nos concienciamos de que íbamos a echar una mano, no a salvarles de nada, todo fue mejor". "La gente de allí agradeció mucho toda la ayuda, sobre todo la que llegaba desde España", aseguró.

Su tarea una vez en Pisco no fue agradable. El bombero explicó que las casas, en su mayoría, están hechas de adobe, paja y cañizo, "con lo que, al derrumbarse, no se creaban espacios para la vida". Los supervivientes del seísmo se rescataron en las primeras horas, "así que nosotros ayudamos a sacar muchos cuerpos de los escombros".

Luego, fue el momento de actuar en las infraestructuras, "sobre todo con el agua y la ayuda humanitaria", un aspecto en el que fue "difícil el reparto en los primeros días". Luego, la situación se fue normalizando, lo mismo que el tendido eléctrico.

Ha sido su primera experiencia en ayuda en catástrofes, "pero siempre nos hemos planteado ir a echar una mano en lugares con necesidades", aseguró Villena. Los dos bomberos han aprovechado su tiempo libre para acudir a Perú.

Este hecho, precisamente, fue destacado por el alcalde Tomás Santos, quien incidió en "el reconocimiento del Ayuntamiento y de la ciudad entera de Logroño" a la tarea de estos profesionales "que, de forma altruista y de su tiempo libre ha tenido la valentía y la decisión de ir a Perú".

"Se han sabido sacrificar en pos de la ayuda humanitaria", afirmó el alcalde, quien señaló que hoy mismo, ha firmado una Resolución de Alcaldía para una aportación "decidida el mismo día de la tragedia", por 18.000 euros, que se entregarán a la Cruz Roja para su gestión.