20 de agosto de 2007

Perú.- Manos Unidas acusa a las autoridades de ignorar las áreas rurales afectadas por el terremoto

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

Manos Unidas denunció hoy la "escasa preocupación mostrada por la población rural" de Perú tras el terremoto, y acusó a "las autoridades, a la prensa y a todo el sistema" de "centrar su preocupación en el litoral urbano".

"El terremoto ha demostrado, una vez más, la ausencia de preocupación por la población rural, aún cuando ésta se sitúa a pocos kilómetros de Lima", critica la asociación en un comunicado en el que, además, acusa a "las autoridades, la prensa y todo el sistema", de estar "centrando su preocupación en el litoral urbano, ignorando las áreas rurales de gran pobreza y vulnerabilidad".

En ese sentido, Manos Unidas aseguró que "sería urgente organizar corredores y redes de emergencia y solidaridad con los pueblos rurales en Lima, Ica y Huancavelica". "El terremoto no sólo ha hecho estragos en la costa, también ha dejado su huella devastadora en regiones limítrofes como Junín y sobre todo en la provincia de Huancavelica, donde hay cientos de heridos, decenas de muertos y desaparecidos", insiste el texto.

El arquitecto y profesor de Planificación Urbana, Cesar Lima, aseguró que "nadie sabe aún que ha pasado en Yauyos, en las alturas de Cañete, Laraos, Tupe, Huarochiri o en San Juan de Yanac, en Huacarpana, en Yauca del Rosario, Chavin y otros distritos y pueblos rurales entre Lima, Ica e incluso Huancavelica".

"Estas tragedias lo son aún más en los pueblos y zonas rurales, porque 8 de cada 10 viviendas son de adobe, como las escuelas, centros de salud y lugares de culto y, por ello, altamente vulnerables a los seísmos", añadió Lima.

75.000 VIVIENDAS DE ADOBE.

Entre Lima e Ica, se estima que existen 350.000 habitantes rurales, viviendo en aproximadamente 90.000 viviendas, de las que 75.000 son de adobe. En las áreas de mayor impacto del terremoto, la población rural supera los 200.000 habitantes, en 1.800 asentamientos rurales.

Andrés Segovia, del Instituto para la Investigación y el Desarrollo Económico y Social (INIDES) se lamenta de que "tanto el Gobierno Central como la Cooperación Internacional centren sus esfuerzos en los damnificados de las ciudades de Ica, Chincha, Cañete y Pisco, por estar más cercanas a la capital, olvidándose de Huancavelica, alejada de las zonas costeras y que no está recibiendo ayuda alguna".

Manos Unidas aprovechó para recordar la cuenta de emergencia, abierta en la entidad bancaria Santander Central Hispano, para todos aquellos que quieran colaborar (0049 1892 63 2210525246), así como el teléfono de información: 902 40 07 07.