9 de mayo de 2007

Perú.- Un sacerdote analiza en Zaragoza la lucha de los campesinos de Cajamarca contra el impacto de las mineras

Habitantes de la zona sufren las consecuencias de lo que consideran una 'maldición': la presencia de oro bajo el agua que necesitan

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

El sacerdote peruano Marco Arana, de visita reciente en España, recordó esta semana en Zaragoza la "continua lucha" de los campesinos de la provincia de Cajamarca, en Perú, "que ven cómo las explotaciones mineras, salvando cualquier control medioambiental y sociológico, les privan del derecho agua y de cualquier dignidad humana".

Invitado para participar en una charla-coloquio celebrada en la Facultad de Económicas de la Universidad de Zaragoza en el marco de los Encuentros 'El Faro', organizados por la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES), como representante de la organización de lucha 'Dignidad y Sostenibilidad', Arana pronunció la ponencia 'Minería, Agua y Derechos Humanos'.

Según explicó, "desde los estamentos oficiales se defienden de las críticas de los campesinos descreditándoles por su analfabetismo, por estar embrutecidos por el alcohol o la coca". A la vez, los campesinos "son amenazados con ser expropiados de sus tierras si se niegan a venderlas a las empresas de explotación minera que actúan en la zona", recalcó el sacerdote.

"Nunca pensé verme metido en temas de Medio Ambiente, minería y agua", afirmó el sacerdote que, junto a algunos compañeros en esta lucha, se encuentra amenazado de muerte.

Su lucha pasa por combatir lo que consideran "una minería insostenible", y la contaminación ambiental que afecta no sólo al ganado y a la biodiversidad del área circundante, sino también a las personas. "Las gentes dicen que Dios nos ha maldecido porque nos ha puesto el oro debajo del agua que necesitamos para vivir", señaló el sacerdote.

Y es que, las empresas mineras en Cajamarca extraen oro microscópico, para lo que tienen que remover grandes cantidades de tierra. A esto hay que añadir la utilización de cianuro y otros químicos altamente contaminantes. "Para conseguir un anillo tipo alianza harían falta recavar seis toneladas de roca, 18 metros cúbicos de agua y entre 6 y 18 gramos de cianuro", matiza.

Entre las amenazas al desarrollo agropecuario de la zona se da por ejemplo la muerte de ganado, al que primero se le cae la lana y va perdiendo peso hasta su muerte. Los peces, incluso aquellos que se crían en piscifactorías, "mueren por contaminación de arsénico, mercurio, hierro y aluminio", explicó Arana.

Incluso algunas de estas sustancias han sido encontradas en los hogares, y no sólo en los de las zonas más rurales, sino las cercanas a las ciudades, ya que la extracción minera se está extendiendo hasta zonas más urbanizadas como la propia capital, Lima.

DEFENDER EL DERECHO AL AGUA

El Grupo de Formación e Intervención para el desarrollo sostenible (GRUFIDES ), del que es presidente Marco Arana, tiene como objetivos primordiales frenar esta expansión, buscar soluciones que eviten más asesinatos de campesinos y defender el derecho al agua.

"No nos podemos dar el lujo de contaminar y pagar después. Esto es lo que hizo Europa y las consecuencias son evidentes", señaló Arana durante su intervención. A su juicio, "si se continúa con este tipo de desarrollo no habrá recursos para salvar el entorno". Para GRUFIDES, la ecología "debería apuntar a actividades más tradicionales, donde el desgaste ambiental se realiza solo por necesidad".

Lo que habitualmente se considera un 'recurso' Arana no quiso asociarlo con la naturaleza: el agua, o el bosque, porque éste término "tiene un carácter mercantil". Citando a San Francisco de Asís, "gran amante de la naturaleza", recordó Arana, "el agua no es un recurso, el agua es una hermana".

PABELLÓN DE LAS INICIATIVAS CIUDADANAS

El Pabellón de las Iniciativas Ciudadanas donde se celebró esta ponencia es un espacio de reflexión semejante al que ya se creó en la Exposición Internacional de Aichi (Japón), el 'NGO Global Village', y se ha habilitado con motivo de la celebración de Expo Zaragoza 2008 para articular la participación de la sociedad civil que trabaja en temas vinculados al agua.

Sus objetivos son, entre otros, alentar y promover un espacio crítico y participativo de encuentro y diálogo, experiencias y sensaciones, con un legado tangible para el visitante, y presentar proyectos comunes que recogen el fruto del trabajo cotidiano de todos los movimientos sociales que trabajan con el ciclo del agua --ONG, 'think tanks', medios especializados, fundaciones, asociaciones de consumidores, sindicatos, asociaciones de vecinos etc--.

La iniciativa cuenta con una Asamblea, un Consejo, una Comisión Permanente y un Secretariado Ejecutivo, y ya han sido invitadas a formar parte del Consejo del Pabellón ONG como Acción Contra el Hambre, Amigos de la Tierra, Ashoka, Ayuda en Acción, Cruz Roja Española, Ingeniería Sin Fronteras, Intermón Oxfam, Médicos sin Fronteras, SEO/Birdlife o WWF/Adena.