28 de septiembre de 2007

Perú.- Se suceden las marchas a favor y en contra de Fujimori en las calles de Lima

LIMA, 28 Sep. (EP/AP) -

Cerca de un millar de personas --entre sindicalistas, familiares de víctimas del Gobierno de Fujimori y defensores de los derechos humanos-- se manifestaron ayer por las calles de Lima para exigir sanciones contra el ex mandatario Alberto Fujimori.

Horas más tarde, un número similar de personas, esta vez simpatizantes de Fujimori, se concentraron en el centro de la ciudad, frente a la sede del partido Alianza por el Futuro, para expresar su apoyo al ex presidente, recientemente extraditado desde Chile por dos cargos por violaciones a los derechos humanos y otros cinco por corrupción.

"Queremos recordar cada uno de los crímenes de Fujimori y las responsabilidades que tiene en los crímenes", aseguró a la prensa Gisela Ortiz, hermana de una de las diez personas asesinadas por militares en 1992 en la universidad La Cantuta, uno de los casos en los que está implicado Fujimori. El segundo delito por violación de derechos humanos que se le imputa es el de Barrios Altos, llamado así por la muerte de 15 personas en un barrio limeño, en 1992, a manos de militares.

Ortiz, junto a una decena de otros familiares de las víctimas de las matanzas, sindicalistas miembros de la Confederación General de Trabajadores de Perú, y miembros de organizaciones de derechos humanos recorrieron al mediodía el centro con carteles que pedían "cárcel al dictador Fujimori", o "cadena perpetua para el dictador".

"Saludamos la extradición de Fujimori, su sometimiento al proceso judicial, que esperamos concluya con la sanción que corresponda, evitando así la impunidad y otorgando justicia reparadora a cada una de las víctimas", agregó Ortiz en una declaración pública.

Exhortó al Gobierno a proteger a las personas vinculadas al proceso judicial en torno a denuncias, sin comprobar, de parte de familiares de las víctimas o militantes de organizaciones de derechos humanos que han denunciado en la prensa local que han recibido amenazas en las últimas horas provenientes de seguidores de Fujimori.

"Estamos preocupados por la integridad física de los familiares de las víctimas, y por todos los involucrados en los casos", señaló Pablo Rojas, de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.

Por su parte, en la manifestación de apoyo a Fujimori, decenas de personas con globos naranjas --color que identifica al ex gobernante y sus simpatizantes--, se congregaron en las afueras de la central del partido, donde se colocaron grandes pancartas con fotos del ex presidente, mucho más joven que ahora, mientras se proclamaban gritos de apoyo hacia él y de repudio hacia sus contrincantes.

El abogado del ex mandatario, César Nakazaki, tras visitar en la mañana de ayer a su cliente, informó a la prensa de que se encuentra mejor de salud, que su tensión alta ha sido controlada, aunque agregó que ahora presenta una tos fuerte y que está acompañado por una enfermera.