21 de septiembre de 2007

Perú.- Survival denuncia que Repsol contempla establecer contacto con indigenas aislados en la Amazonía

La compañía argumenta que su "plan de contingencia es precisamente para evitar el contacto" con ellos

MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

La ONG Survival Internacional tildó de "absurdo" el plan que Repsol YPF ha elaborado para definir cómo actuarán sus trabajadores en la amazonía peruana, si llegaran a encontrarse con indígenas en régimen de aislamiento voluntario. Según la organización, la iniciativa contempla "comunicar" con estas poblaciones "mediante dibujos en el suelo, gestos y utilizando un megáfono". La compañía, por su parte, afirma que se trata de una estrategia pensada "precisamente para evitar" que se produzca contacto.

Repsol YPF adquirió los derechos de explotación sobre la sección de terreno peruano conocida como Lote 39 (en la provincia de Loreto). Antes de empezar a operar en la zona, la compañía debe presentar ante las autoridades un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que incorpore un Estudio de Impacto Antropológico, en el que se detalle este tipo de protocolos de actuación con la población local de la región.

Sin embargo, según explicó Del Ser, Repsol YPF omitió esta parte del informe, por lo que el pasado 17 de mayo el Ministerio de Energía y Minas rechazó su propuesta y ahora la compañía prepara la documentación para presentarla de nuevo.

La preocupación de Survival y de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), que ha tenido acceso al Plan de Contingencia, reside en que el protocolo de Repsol contempla establecer contacto con estas personas que corren un "enorme peligro sanitario" si se topan con el personal de la petrolera, ya que "una simple gripe mataría a la mitad de su población", nunca expuesta a males para los que el resto del mundo ya ha desarrollado anticuerpos.

Se preocupan, asimismo, por los modos de comunicación que, según AIDESEP, contempla Repsol. La ONG advierte que "nadie conoce las lenguas que hablan los indígenas, los cuales con toda probabilidad verán a estos trabajadores petrolíferos como intrusos hostiles" pudiendo reaccionar de forma violenta, y recuerdan que "ya en el pasado, indígenas aislados en la región del Amazonas acabaron con la vida de trabajadores de compañías petrolíferas".

"El miedo de estos pueblos hacia los no indígenas está bien fundado, y hay bastantes probabilidades de que ataquen al personal de las petroleras que penetre en su territorio. Pero quizás lo que es más preocupante de todo es que las compañías, en ciertas situaciones, recomienden entrar en contacto con estos pueblos", declaran desde Survival.

EVITAR EL CONTACTO.

Por su parte, fuentes de Repsol YPF explicaron a Europa Press que la compañía se encuentra elaborando un "plan de contingencia para evitar, precisamente, el contacto con los pueblos indígenas aislados" y descartó que exista intención de establecer comunicación con ellos.

"La compañía cumple con todas las normas vigentes en su relacionamiento comunitario, yendo inclusive más allá de lo estipulado por la ley, por ejemplo, en caso de compensaciones. No tenemos registradas situaciones de enfrentamiento o antagonismo en nuestras relaciones comunitarias en todos los bloques donde hemos operado todos estos años", explicó la compañía.

En relación a los estudios de impacto ambiental, Repsol YPF afirmó que "se realizan escrupulosamente bajo la indicación de las normas y de lo previsto por las autoridades pertinentes" y agregó que "existen varios mecanismos de consulta con las comunidades, los mismos que se cumplen ampliamente a fin de permitir un mejor relacionamiento y hacer más provechoso el proceso de comunicación con las comunidades".

En cuanto a la existencia, "probada", según Survival, de que existan comunidades aisladas en el Lote 39, la compañía española declaró que "hasta la fecha, no tiene registrada ninguna certeza respecto de la presunta existencia de comunidades en aislamiento voluntario", aunque la posibilidad se contempla "como una medida preventiva y proactiva dentro del Plan de Contingencia".

El citado plan, contempla, entre otras medidas, "mantener una conducta pacífica y respetuosa; Establecer mínima comunicación verbal si fuera necesario y sobre todo ,si fuera posible, habida cuenta que las lenguas son diferentes entre sí; En caso que no se pudiera obtener una comunicación verbal primaria de índole pacífico se deberá buscar los medios más adecuados para evitar el acercamiento y retirarse del lugar pacíficamente".

Asimismo, incluye "procurar utilizar los medios más adecuados para dirigirse a los nativos, si fuera posible, así como intentar comunicarles las razones de nuestra presencia en el lugar, así como transmitir la intención de la compañía de no interferir con sus actividades ni con sus valores culturales".

Por último, la compañía quiso aclarar la cuestión del megáfono, que, "en ninguno de los casos previstos en el plan de contingencia se utilizaría como amplificador de voz o medio de comunicación verbal", puesto que "sólo esta previsto su uso en caso de presentarse una situación extrema o de emergencia de manera tal que pudiera permitir una retirada pacífica y rápida de la zona".