15 de agosto de 2013

Temen represalias de Sendero Luminoso en Pampas ante ausencia militar

Temen represalias de Sendero Luminoso en Pampas ante ausencia militar
REUTERS

LIMA, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Los lugareños de la localidad de Pampas, distrito de Llochegua, en el centro sur de Perú temen represalias de Sendero Luminoso desde que el pasado domingo fueron detenidos en esta zona los miembros de la organización terrorista Orlando Borda Casafranca 'Alipio', Martín Quispe Palomino 'Gabriel' y 'Alfonso'.

   Según el diario 'El Comercio', no hay presencia de las fuerzas del Estado en la zona y algunos pobladores del lugar piensan que guerrilleros de Sendero Luminoso podrían continuar en Pampas.

   El teniente gobernador de Pampas, Martín Ayala, a acudido al distrito de Santa Teresa, en el departamento de Cusco, para declarar ante el juez su testimonio de la operación contra los miembros de Sendero Luminoso.

   Ayala estaba despierto a las 22.00 del domingo cuando escuchó que frente a su casa de madera algo estalló y lo primero que hizo fue alertar a su esposa e hija. Salió fuera y presenció un tiroteo hacia la casa de enfrente.

   Cerca de la medianoche, tres helicópteros sobrevolaban Pampas y los lugareños entendieron que las Fuerzas Armadas estaban en el enfrentamiento, según ha relatado Ayala. Uno de los helicópteros aterrizó en la plaza principal y la gente presenció cómo los techos de sus casas volaban.

   Ayala ha explicado que en la casa que había explosionado estaba el generador de electricidad del municipio.

   A las 4.00 el teniente gobernador buscó la bandera de Perú, la izó en medio del pueblo y pasó lista a los habitantes de la localidad. Su esposa y su hija fueron las últimas en aparecer. Sin embargo, el teniente gobernador no ha vuelto a ver a las 17 personas de una de las familias de la localidad, la familia Araujo.

   Alrededor de las 6.00, los pobladores vieron siete helicópteros rodeándolos y Ayala flameó más la bandera y alzó los brazos, y los helicópteros se fueron.

   En la casa calcinada, la gente empezó a detectar restos humanos que hasta ayer continuaban ahí, aunque trataron de ocultaron antes de que los perros los siguieran husmeando, según ha explicado el teniente gobernador.

   Ayala ha relatado que el lunes todo el pueblo estaba confundido y que nadie apareció, ni autoridades, ni soldados. En Pichari, a más de cuatro horas de Pampas, portavoces de las fuerza pública de la zona han afirmado que los soldados llegarán pronto a la zona.

   El alcalde de Llochegua, Omer Sinchitullo, ha afirmado que su integridad peligra y que "aún hay terroristas aquí".

Para leer más