7 de noviembre de 2007

Perú.- Tres plantas potabilizadoras enviadas desde Madrid abastecen de agua a 20.000 personas de Pisco tras el terremoto

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

Tres plantas potabilizadoras de agua procedentes de Madrid, y un camión-cisterna que facilita su distribución, permiten ya abastecer a unas 20.000 personas de la provincia peruana de Pisco tras el terremoto que asoló la zona el pasado mes de agosto, en el marco del programa 'Agua Solidaria' que desarrolla el Ayuntamiento en colaboración con Bomberos Sin Fronteras.

La delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, presentó hoy los resultados de este programa, que se desarrolla en las zonas de Humay, El Pilar, San Tadeo, Bernales, Montesierpe y Pallasca. Allí se han instalado las plantas potabilizadoras, que tienen una capacidad máxima de diez metros cúbicos por hora.

Además para maximizar el acceso al agua potable, se han creado brigadas locales para la potabilización de agua y primeros auxilios, integradas por personal local de Cruz Roja, Defensa Civil y equipos de emergencias de los diferentes colegios e institutos de la provincia.

El proyecto 'Agua Solidaria', con una duración de 12 meses, cuenta con un presupuesto de 122.000 euros, 38.000 por cada planta potabilizadora y 46.000 para el vehículo cisterna. Durante el acto, Botella señaló que desde la legislatura pasada, como responsable de política de Cooperación del Ayuntamiento, sintió "un vínculo especial con Perú, un sentimiento que cobró aún mayor fuerza tras el trágico terremoto ocurrido el pasado 15 de agosto".

El seísmo causó 595 muertos, 1.800 de heridos, destruyó 76.000 viviendas, dejó 85.000 damnificados y provocó que gran parte de las ciudades de Pisco, Chincha e Ica quedasen en ruinas. Antes de este terremoto, Madrid colaboraba ya con Perú en materia de aguas.

Así, la puesta en marcha de un sistema permanente de captación, potabilización y distribución de agua potable en las municipalidades de San Juan Bautista, Iquitos, Belén, y Punchana supuso que accediesen a agua potable 350.000 personas en la región de Maynas. Con ello, se redujeron al 50 por ciento los casos de enfermedades diarreicas agudas y se incrementó el control de la anemia, la dermatitis y la desnutrición, entre otras enfermedades.