31 de diciembre de 2011

Piñera declara zona catastrófica la provincia de Última Esperanza

Piñera declara zona catastrófica la provincia de Última Esperanza
HANDOUT . / REUTERS

SANTIAGO, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha declarado este viernes zona catastrófica la provincia de Última Esperanza, afectada por el devastador incendio que ha arrasado ya más de 11.000 hectáreas de bosque en el Parque Nacional Torres del Paine.

   "Hemos (el Comité de Emergencia) decidido declarar zona de catástrofe la provincia afectada y solicité al ministro de Agricultura (Luis Mayol) y la ministra del Medio Ambiente (María Ignacia Benítez) que viajen y puedan coordinar en persona todas las medidas necesarias", ha apuntado el mandatario.

   Asimismo, ha anunciado que el parque permanecerá cerrado durante todo el mes de enero por "las condiciones climáticas adversas y los fuertes y cambiantes vientos", según ha informado el diario chileno 'El Mercurio'.

   "El incendio que comenzó el día martes de esta semana se ha visto dificultado en su combate porque la topografía es agreste y las condiciones climáticas han sido muy adversas, e impiden adelantar la evolución de fuego", ha agregado.

   Respecto a la ayuda internacional que solicitó para hacer frente al incendio, Piñera ha manifestado que ya ha empezado a llegar al país. "Ya contactamos a la organización FEMA en Estados Unidos, que es especialista en este tipo de situaciones, a la institución de emergencia en Australia, hemos ya puesto en marcha el convenio de colaboración con el estado de California, estamos tomando contacto con las dos provincias argentinas de Santa Cruz y Río Negro, y también con el Gobierno federal de Argentina para recibir la ayuda necesaria", ha apuntado.

   Asimismo, ha declarado que ha solicitado fotos vía satélite para hacer un diagnóstico más preciso y ver lo que los aviones y helicópteros "desgraciadamente no pueden ver por las condiciones de humo en el lugar".

   Por último, ha dicho que el Estado se querellará contra los responsables, ya que el origen del incendio se podría haber debido a una "negligencia o descuido por parte de un turista" que ha provocado "una gigantesca destrucción de patrimonio cultural y patrimonio de la naturaleza".

   En total, 237 brigadistas chilenos y argentinos están combatiendo las llamas, aunque la cifra se elevará a más de 500 durante la jornada del sábado. Entre los refuerzos están 200 miembros de las Fuerzas Armadas, 70 bomberos y 40 brigadistas argentinos.