14 de diciembre de 2006

Pinochet.- Las Abuelas de la Plaza de Mayo afirman que la muerte de Pinochet es "un alivio para todos los chilenos"

VITORIA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Asociación de las Abuelas de la Plaza de Mayo, Estela Carlotto, afirmó hoy que la muerte de Augusto Pinochet es "un alivio para todos los chilenos" y dijo que el dictador fue "el símbolo del horror en ese país y en todo el mundo".

Carlotto hizo estas declaraciones en la rueda de prensa que ofreció hoy en Vitoria, junto a la vicepresidenta de este colectivo, Rosa Tarlovsky, horas antes de recibir el premio René Cassin de Derechos Humanos de 2006 de manos del lehendakari, Juan José Ibarretxe.

La presidenta de la asociación recordó que existe una federación latinoamericana de familiares de desaparecidos y que Chile forma parte de ella, y dijo que Pinochet "fue el símbolo del horror en ese país y en todo el mundo".

Tras indicar que "lamentablemente pudo zafarse de la orden con la que el juez Baltasar Garzón le había requerido", añadió que su muerte" significa un alivio para todos los chilenos", aunque lamentó que después de ella "hay una sociedad dividida en la que algunos todavía le apoyan".

"Su muerte ha hecho visible esa división", reiteró, y aunque añadió que "nadie desea la muerte de nadie", lamentó que "haya fallecido sin haber sido juzgado y condenado por la justicia de este mundo".

Carlotto dijo que "seguramente ya tendrá la justicia de Dios, pero la de este mundo no le llegó en tiempo y forma" y agregó que "a parte de ser un asesino también fue un ladrón".

Por último, aseguró que "los juicios van a seguir a pesar de que él ha muerto, porque no estaba solo", y deseó que la sociedad chilena, "que es democrática, acomode su amistad y recupere el acuerdo social que tenía", para que "sea posible la frase que se dijo en Argentina de nunca más dictaduras en Latinoamérica".