23 de enero de 2015

Las playas de Río de Janeiro facilitan su acceso a las personas con discapacidad

Las playas de Río de Janeiro facilitan su acceso a las personas con discapacidad
REUTERS

RÍO DE JANEIRO, 23 Ene. (Notimex/Notimérica) -

   En las playas de la capital brasileña Río de Janeiro, sede olímpica y paralímpica 2016, la asociación Praia Para Todos está eliminado las barreras de movilidad que dificultan el acceso de las personas con discapacidades para enriquecer este destino turístico, en un país con 45,6 millones de habitantes que padecen alguna inmovilidad.

   "Yo era un gran amante de la playa antes del accidente. Me pasaba todo el día haciendo surf, bañándome... Cuando perdí la movilidad me di cuenta que las playas de Río de Janeiro no están adaptadas para los discapacitados. Así nació Praia Para Todos", ha explicado el fundador de la asociación Praia Para Todos Ricardo González.

   El pasado domingo, a pocos metros del paseo marítimo de Copacabana, la playa más célebre de la ciudad y del país, presentaba una fila de decenas de personas en sillas de ruedas que permanecían a la espera de que los voluntarios de Praia Para Todos y sus fisioterapeutas los movilizasen para protagonizar una experiencia única: bañarse en las aguas del Atlántico.

   Joao, inmovilizado por una lesión de médula espinal, fue uno de los 75 afortunados que utilizó una silla de ruedas flotante para disfrutar del agua acompañado de tres voluntarios.

Relacionadas

   "Hace 15 años que no se bañaba en el mar. Debe ser una sensación formidable. Su madre y yo somos ya mayores y no podemos cargar con él", confesó el padre del joven, quien grababa con su teléfono móvil la amplia sonrisa de su hijo al tomar contacto con el agua.

   La asociación Praia Para Todos que comenzó su actividad en 2010, ideado por el Instituto Novo Ser de Río de Janeiro, ya ha atendido a más de 10.000 personas con discapacidades ofreciéndoles la oportunidad de experimentar nuevamente la sensación de un baño en el agua marina y la práctica de deportes en la playas, adaptándolos a sus necesidades, tales como voleibol y surf que se realizarán durante todos los fines de semana hasta el mes de mayo.

   "No es sólo una forma de permitir el acceso a los discapacitados, las acciones en la playa también nos permiten sensibilizar a la gente de todas las edades sobre la existencia de esta realidad", añadió González, quien reconoció que aún queda mucho por hacer para lograr que Río de Janeiro sea una ciudad totalmente adaptada a los atletas paralímpicos.

   Miles de participantes paralímpicos, junto a las autoridades de Río de Janeiro, han prometido que harán todo lo necesario para que esta ciudad esté preparada para recibir a todos los visitantes por igual en la celebración de los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro el próximo septiembre de 2016.

   En 2011, bajo el primer mandato de la presidenta reelecta, Dilma Rousseff, Brasil lanzó un ambicioso programa de integración denominado Vivir Sin Límite, que continúa vigente con muchos retos en un país donde las infraestructuras urbanas siguen siendo deficitarias.

   Hay un total de 45,6 millones de brasileños que han afirmado tener algún tipo de discapacidad, lo que supone el 23,9 por ciento del total de la población del gigante sudamericano, según los últimos datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) correspondientes al censo de 2010.