10 de junio de 2015

Polémica por la actriz que hizo de Jesucristo crucificado en el Orgullo Gay de São Paulo

Polémica por la actriz que hizo de Jesucristo crucificado en el Orgullo Gay de São Paulo
TWITTER/@SOUEULIL

SÃO PAULO, 10 Jun. (Notimérica) -

   El XIX desfile del Orgullo Gay de São Paulo, que el pasado domingo reunió a más de dos millones de personas, ha estado marcado por la polémica debido a una actriz que desfiló semidesnuda en lo alto de una de las carrozas caracterizada como Jesucristo en la cruz, lo que ha provocado airadas críticas de colectivos cristianos.

   Uno de los primeros en pronunciarse fue el arzobispo de São Paulo, Odilo Scherer, que en un comunicado dijo que aunque "entiende" que quien sufre se siente como Jesús en la cruz hay que ser cuidadosos para no banalizar o usar de manera irreverente los símbolos religiosos: "Si queremos respeto tenemos que respetar", aseguraba.

   Las redes sociales enseguida se llenaron de fotos de la polémica crucifixión y de testimonios a favor y en contra. Uno de los más taxativos fue el diputado federal de Partido Social Cristiano (PSC) y pastor Marco Feliciano, que acusó a los manifestantes de despreciar la fe religiosa y anunció que investigaría si hubo dinero público para financiar ese acto en cuestión --el desfile en general sí cuenta con el patrocinio del Ayuntamiento y el Gobierno de São Paulo--.

   La actriz protagonista, la activista transexual Viviany Beleboni, ha explicado que la 'performance' quería criticar la homofobia que a día de hoy aún sufren muchos homosexuales y en particular era un homenaje a una amiga suya travesti que la semana pasada murió de cuatro tiros en la calle, según recoge el diario 'Folha de São Paulo'.

   "El tema se está poniendo serio, estoy recibiendo amenazas de muerte y múltiples agresiones", escribió Beleboni en su perfil personal de Facebook, donde también lamentó que diversos homosexuales que sufren en sus carnes la discriminación criticaran su actuación.

   El camión de sonido que llevaba a esta particular versión del crucificado pertenecía a la Asociación Brotar Ciudadanía y Diversidad Sexual (ABCDS), cuyo portavoz Marcelo Gil lamentó que la polémica tape la realidad  de la homofobia en el país, ya que según la Secretaria de Derechos Humanos en 2014 se recibieron 1.013 denuncias por homofobia, la mayoría, precisamente en São Paulo (24,68% del total).

   La manifestación del Orgullo Gay de São Paulo, considerada una de las más grandes del mundo, ya venía precedía de otra controversia, después de que la marca de cosméticos O Boticário lanzase un anuncio en el que aparecían parejas gays abrazándose, lo que provocó un boicot de parte de la comunidad evangélica y al mismo tiempo el apoyo de la comunidad LGTB.