Un policía y un civil muertos en los enfrentamientos en las protestas contra el Gobierno en Nicaragua

Los choques dejan 29 heridos y varios detenidos, la mayoría de ellos en la capital del país

Un policía y un civil muertos en los enfrentamientos en las protestas contra el Gobierno en Nicaragua
29 de mayo de 2018 REUTERS / OSWALDO RIVAS

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

Al menos dos personas han muerto, un policía y un civil, y otras 29 han resultado heridas como consecuencia de los enfrentamientos entre manifestantes y agentes de las fuerzas de seguridad durante las protestas contra el Gobierno nicaragüense en Managua y en otras ciudades del país, según informa el periódico 'El Nuevo Diario'.

Según este rotativo, la mayoría de los heridos estaban participando en las movilizaciones en la capital del país, donde hay varias personas arrestadas por la Policía. El Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (CENIDH) ha confirmado al diario local que una persona todavía no identificada ha muerto en las protestas en la capital del país.

"Hay un fallecido no identificado, un joven, lamentablemente otro joven más es asesinado, hay que decirlo con todas sus letras. Herido de bala. Nosotros como CENIDH condenamos", ha asegurado Juan Carlos Arce, miembro del CENIDH, en declaraciones desde el hospital Bautista, situado a las afueras de Managua.

La organización defensora de los Derechos Humanos ha señalado que hay otra persona herida en estado grave ingresada en ese hospital tras ser alcanzada por siete disparos. Por su parte, la Policía de Nicaragua ha confirmado la muerte de un agente, identificado como Douglas Mediola, víctima de disparo recibido durante las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.

A primera hora del lunes, en la localidad de Jinotepe un grupo de estudiantes tomó el control del instituto Manuel Hernández y, tras ser desalojado a la fuerza por personas ajenas al centro, fue tiroteado. Al menos dos manifestantes sufrieron heridas por disparos: Leonardo Acevedo, de 20 años, con una herida de bala en la mano derecha, y Jaffet Jarquín, de 40 años, con un balazo en el abdomen.

Las mayores movilizaciones se registraron el lunes en la capital del país, donde un grupo de estudiantes se hizo fuerte en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Tras la llegada de los manifestantes, las fuerzas de seguridad se desplegaron en el centro para intentar desalojar a los universitarios y se encontró con resistencia de otros ciudadanos que acudieron a apoyar a los estudiantes.

Después de que un grupo de personas incendiara parcialmente la sede de la emisoria oficialista Radio Ya, la Policía desplegó agentes antidisturbios que dispararon contra los manifestantes para expulsarlos del lugar. El periódico 'El Nuevo Diario' ha señalado que hay varias personas con heridas de bala por disparos de los agentes, que han arrestado a varios manifestantes.

Las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega comenzaron en abril por el rechazo a la reforma de la Seguridad Social impulsada por el Ejecutivo, que aumentaba las retenciones a trabajadores y empresarios y ponía a cotizar a los jubilados. Las movilizaciones crecieron rápidamente hasta reclamar la "democratización" del país mediante la dimisión de Ortega y la convocatoria de unas elecciones anticipadas.

Los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que visitaron Nicaragua entre el 17 y el 21 de mayo Nicaragua para "observar" la situación determinaron que se han cometido graves violaciones de los Derechos Humanos por el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía y "grupos paraestatales" contra manifestantes.