30 de septiembre de 2015

Porsche responde a la acusación de la hija de Paul Walker

   NUEVA YORK, 30 Sep. (Notimérica) -

   Tras la denuncia de la hija del actor Paul Walker, fallecido en 2013 a causa de un accidente de coche, quien culpaba a Porsche de la muerte de su padre, la compañía automovilística ha respondido este miércoles a tales acusaciones.

   "Como hemos dicho anteriormente, nos entristece cuando cualquier persona sufre daños en un vehículo Porsche, pero creemos que los informes de las autoridades, en este caso, establecieron claramente que este trágico accidente se produjo por conducción temeraria y una velocidad excesiva", declaró el portavoz de Porsche, Calvin Kim.

   A esto, agregó que la compañía no había "visto la demanda" y, por tanto, no podían "comentar los detalles".

   Por su parte, la hija del actor, Meadow Walker, de 16 años, sostiene que la muerte de su padre se debió a problemas en el diseño del coche y que falleció "quemado vivo" en su interior.

   La demanda señala que el vehículo, un modelo Carrera GT, tiene "un largo historial de inseguridad". Y concluyen que el efecto podría haber sido corregido con un Sistema de Estabilidad de Porsche (PSM), instalado en otros muchos coches de la marca, para prevenir los volantazos.

   "El Porsche GT es un coche peligroso. No debería estar en la calle. Y no deberíamos estar sin Paul Walker y su amigo, Roger Rodas". Se trata de un coche de carreras capaz de llegar a los 300 km/h autorizado para conducir en la calle. De este modelo, fabricado entre 2004 y 2007, se vendieron algo más de 1.200 unidades.

   Esta no es la única demanda que ha recibido Porsche por el accidente de tráfico del 30 de noviembre de 2013, que acabó con la vida de Paul Walker (40 años) y su amigo Roger Rodas (38). El pasado año, la viuda de Rodas ya denunció a la compañía de coches por razones similares y las autoridades concluyeron que la velocidad fue la única causa del siniestro y no los problemas mecánicos.

   De hecho, a pesar de que el informe policial achacó la excesiva velocidad, cifrada a 140 km/h, como motivo del accidente, los familiares de las víctimas sostienen que el vehículo iba a 114 km/h.