4 de julio de 2014

De preso a modelo: el nuevo destino del 'criminal más sexy del mundo'

De preso a modelo: el nuevo destino del 'criminal más sexy del mundo'
FACEBOOK

NUEVA YORK, 4 Jul. (Notimérica/EP) -

Jeremy Meeks, el prisionero californiano calificado hace unos días por sus 'fans' como 'el criminal más sexy del mundo', iniciará su carrera como modelo después de que una agencia de Los Ángeles le haya fichado.

Gina Rodríguez, la mujer que se encargará de representar a Meeks en la agencia Blaze Models, ha asegurado a varios medios de comunicación que cree que este presidario de ojos azules podría facturar entre 3.000 y 100.000 dólares al mes trabajando como modelo, según publica BBC.

"Jeremy tiene un aspecto increíble y ha recibido atención internacional, lo que creo le ayudará a florecer en la industria del entretenimiento", indicó en declaraciones a la cadena americana ABC.

Sin embargo, antes de dar el paso a las pasarelas internacionales, Meeks deberá solucionar sus problemas con la justicia ya que lleva dos semanas preso y todavía no ha recaudado la suma de 1.100.000 dólares para pagar la fianza impuesta.

SALVACIÓN MEDIÁTICA

El prisionero, de 30 años, fue detenido a mediados de junio por las autoridades de la localidad californiana de Stockton por, entre otros delitos, posesión ilegal de armas, y es que, tras aparecer su fotografía en la página del departamento de policía de Stockton de Facebook, más de 100.000 personas han dado ya al botón de 'me gusta', y más de 26.000 han comentado la foto de este hombre, cuya belleza ha deslumbrado a los internautas.

Para las 'seguidoras' de este delincuente, los cargos por los que está acusado no importan porque, para la mayoría de ellas, Meeks merece ser libre sólo por ser guapo.

Su repentino éxito mediático fue tal que consiguió recaudar, gracias al llamamiento de su madre, 4.500 dólares en muy pocos días para pagar su fianza. La campaña de recaudación de fondos sigue en marcha.

La madre de Meeks, Katherine Angier, afirmó que su hijo es un hombre trabajador que no forma parte de ninguna banda y que se disponía a ir a trabajar cuando fue detenido.