3 de agosto de 2015

Prostitutas contra actrices de Hollywood por su opinión de la profesión

WASHINGTON, 3 Ago. (Notimérica) -

Un grupo de celebridades hollywoodienses formado por las reconocidas Meryl Streep, Kate Winslet, Emma Thompson y Lena Dunham, entre otras, todas ellas defensoras de los derechos de la mujer, enviaron una carta abierta a Amnistía Internacional para mostrar su desacuerdo en relación a las nuevas políticas que la organización planea adoptar en relación a la prostitución.

Sin embargo, aunque la situación ha causado gran polémica entre defensores y detractores, las principales afectadas en la cuestión, las trabajadoras sexuales, parecen tener una opinión clara al respecto.

Una de ellas, de 30 años de edad, que prefirió que su identidad no fuera revelada, habló en nombre de sus compañeras de profesión a 'The Daily Beast', explicando que "si Kate Winslet y Lena Dunham intercambiaran sexo en un ambiente criminalizado, deberían hablar al respecto (...) pero mientras tanto, deberían dejar a la gente afectada hablar".

"Si Kate Winslet intercambiara sexo por dinero, debería poder alzar su voz", afirmó la joven, que concluyó que las 'celebrities' no deberían comentar nada si no están directamente involucradas en la cuestión.

"Al final, esta propuesta afecta a mi vida y no a la de Lena Dunham (...) es frustrante e inhumano que ellas reciban una mayor atención", concluyó la trabajadora sexual que además explicó que había tenido que afrontar situaciones en las que sus derechos habían sido vulnerados y por eso defendía la política.

LA VOZ DE LAS ACTIVISTAS.

Aunque Amnistía aún no ha señalado una fecha clara para la aprobación del nuevo sistema, la Coalición contra el Tráfico de las Mujeres (CATW) agradeció el trabajo de las actrices, a las que definió como "activistas por la mujer".

También señaló que la despenalización podría incrementar la trata de personas y que "Amnistía no está escuchando a nadie. Si no escuchan a Hollywood, que está a otro nivel, entonces ¿a quién están escuchando?".

Sin embargo, esto es precisamente lo que molesta a las trabajadoras sexuales, que se confíe en Hollywood para hablar sobre el tema, pero que no se cuente con ellas.

LOS ORÍGENES DE LA POLÉMICA.

En la misiva, las famosas reclamaban que "no se diera la espalda a las trabajadoras sexuales" y que se protegieran sus derechos. La controversia surgió cuando el pasado año, Amnistía comenzó a desarrollar un proyecto, que eliminaría las sanciones no sólo a las trabajadoras sexuales, sino también a los clientes, burdeles y encargados.

El proyecto, basado en el "sistema nórdico', busca "despenalizar el trabajo sexual" y evitar las multas que deben afrontar aquellos que tienen relación con el mismo. Sin embargo, este sistema no es del agrado de todo el mundo.

Emily Blunt o Anne Hathaway también se unieron a sus compañeras actrices para mostrar su desacuerdo con las futuras políticas de Amnistía Internacional, ya que convertirían al trabajo sexual en una práctica totalmente legal que, según la propia petición publicada en Change.org, podría reducir los derechos de las trabajadoras.