6 de noviembre de 2015

¿Quién es el nuevo nieto encontrado por las Abuelas de Plaza de Mayo?

MADRID, 6 Nov. (Notimérica) -

La organización Abuelas de Plaza de Mayo, que buscan a los hijos de los disidentes que desaparecieron a manos de los militares durante la dictadura argentina, anunciaron este jueves que encontraron al nieto número 118.

En una conferencia de prensa la presidenta de las Abuelas, Estela De Carlotto, anunció el hallazgo de Martín, que es hijo de Stella Maris Montesano y Jorge Ogando y nieto de Delia Giovanola, una de las 12 fundadoras de la organización.

"Es divino, es mi nieto", manifestó Giovanola mientras relataba el primer contacto con su nieto, que se encuentra en el exterior, pero que ya habló con su abuela por teléfono. "Me conformé con esa charla que tuvimos, que más que de abuela a nieto, fue de amigos", afirmó, según el diario argentino 'La Nación'.

El joven se había presentado el pasado 30 de marzo en la sede de Abuelas para despejar las dudas sobre su identidad, y más tarde se le realizó una prueba de ADN a través del consulado, ya que no reside en Argentina.

¿QUIÉN ES EL NIETO NÚMERO 118?.

Martín Ogando Montesano, el nieto 118, nació durante la dictadura argentina hace 38 años en el Pozo de Banfield (provincia de Buenos Aires), un centro clandestino regentado por el general Ramón Camps, cuyo juicio por crímenes de lesa humanidad empezará dentro de poco.

En octubre de ese año, militares y policías entraron a la casa de Stella Maris Montesano, embarazada de ocho meses, y de Jorge Oscar Ogando, empleado bancario. Ambos, militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores en Argentina, fueron secuestrados y nunca más se volvió a saber de ellos.

La hija de la pareja de tres años de edad, Virginia Ogando, fue rescatada por una vecina la noche del secuestro y se quedó al cuidado de su abuela paterna, Giovanola, que más tarde sería una de las fundadoras de Abuelas.

Algunos testigos, supervivientes de este centro de retención clandestino del Pozo de Banfield, contaron como su madre dio a luz a Martín. Según el testimonio de Alicia Carminati, una superviviente, se supo que Stella estuvo en un pasillo y que luego fue trasladada a su celda.

El 5 de diciembre de 1976 Stella se puso de parto y, cuando sus compañeros pidieron asistencia, fue trasladada a otro lugar del centro clandestino, aunque se desconoce el sitio exacto.

El 15 de diciembre, Stella volvió a la celda que compartía con Alicia y describió el lugar precario donde había nacido Martín: apenas contaba con una cama y un colchón. No recordaba que hubiera habido médicos, pero sí que la había asistido su compañera de cautiverio, Graciela Pujol.

Stella dio a luz a su hijo con los ojos vendados y un militar le arrancó a su hijo inmediatamente de los brazos. La madre de Martín conservó el cordón umbilical de su bebé, que sirvió como un recuerdo que pudo compartir con su pareja: se lo hizo llegar de mano en mano como prueba de su nacimiento.

Ahora, además de empezar a recorrer el largo camino para procesar su historia, Martín deberá enfrentar otra verdad pesada: en agosto de 2011, después de buscarlo sin respiro durante toda su vida, su hermana Virginia se suicidó en la ciudad de Mar del Plata. Tenía 38 años, la edad que ahora tiene él.

En la carta de despedida que dejó dijo que esperaba reunirse con sus padres. "Ni el afecto de su abuela y demás familiares, compañeros y amigos, ni la asistencia psicológica, pudieron en su caso contra las huellas imborrables de aquel descenso a los infiernos del terrorismo de Estado", lamentaron durante esos días de tristeza desde la Secretaría de Derechos Humanos, según Infojus Noticias.

Virginia llegó a participar en un programa de televisión argentino llamado 'Gente que busca gente'. "Mi hermano fue una persona concebida con amor, querida por la familia, y al que la realidad le hizo vivir otra historia. La consecuencia de la dictadura hizo que Martín no tuviera una crianza como la mía, y poder compartirla", indicó ante las cámaras con lágrimas en los ojos.