5 de diciembre de 2012

R.Dominicana.- Un hombre se encadena a la Embajada de EEUU en Santo Domingo por un error en unas pruebas de ADN

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un hombre estadounidense se ha encadenado este martes a la Embajada de Estados Unidos en Santo Domingo para "pedir justicia", después de descubrir que las pruebas de paternidad realizadas por la sede diplomática revelaron erróneamente que no era el padre de una de sus hijas.

En 2005, Miguel Familia solicitó el reconocimiento de la nacionalidad estadounidense a su hija mayor, para lo cual la Embajada solicitó un certificado de paternidad al Clinical Testing & Research, que determinó que no era el padre de la niña.

A partir de aquí se sucedió "un rosario de penas", según ha relatado Familia al diario dominicano 'Hoy', ya que las pruebas científicas le llevaron a divorciarse de su mujer y a renunciar a la tutela y patria potestad de la niña.

No obstante, ante la insistencia de su mujer de que la niña era hija de ambos, el pasado mes de mayo Familia decidió someterse a otras dos pruebas de paternidad, que esta vez confirmaron al 99,99 por ciento que era el padre de la niña.

Al parecer, el error en la primera prueba de paternidad se debió a que el Clinical Testing & Research, que trabaja para otras 32 sedes diplomáticas en República Dominicana, mezcló las muestras de ADN con las de otro caso.

Tras descubrir el error, el hombre presentó el pasado mes de julio una demanda por daños y perjuicios contra la Embajada y el laboratorio, a quienes exige una indemnización de 80 y 100 millones de dólares (61 y 76 millones de euros), respectivamente.

"Yo confiaba al cien por ciento en ellos y han destruido mi familia, he perdido siete años", ha argumentado, señalando también a la "humillación pública" que ha sufrido su mujer, quien, al parecer, debido al trastorno emocional comenzó a maltratar a sus dos hijas.

Familia se ha encadenado a la sede diplomática con un cartel escrito en inglés en el que pide al presidente estadounidense, Barack Obama, que se involucre en el caso, y ha advertido de que permanecerá allí hasta que se haga justicia.