El referéndum de Cerro Chato, la disputa territorial que abrió el sufragio femenino en Iberoamérica

El referéndum de Cerro Chato, la disputa territorial que abrió el sufragio femenino en Iberoamérica
3 de julio de 2018 WIKIPEDIA

   MONTEVIDEO, 3 Jul. (Notimérica) -

   Uruguay fue el primer país iberoamericano en aprobar el sufragio femenino. Pese a que la Constitución de 1917 otorgaba la totalidad de los derechos civiles, no fue hasta el referéndum de Cerro Chato, el 3 de julio de 1927, cuando las mujeres votaron de facto por primera vez.

   Cerro Chato está ubicado en un enclave estratégico, en un cruce de vías férreas entre los departamentos de Durazno, Florida y Treinta y Tres. Las distintas regiones se disputaban la localidad desde hacía años y la cuestión llegó al Consejo Nacional de Administración, que determinó la anexión del pueblo a Durazno en 1921. Sin embargo, había un problema: la estación de ferrocarril local se quedaba en territorio treintaitresino.

    El Ministerio de Obras Públicas decidió extender el dominio de Cerro Chato para terminar con el dilema. Así, en agosto de 1926 se dispuso consultar a la población al respecto. La Constitución uruguaya de 1917 establecía la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y los días anteriores a los comicios se lanzó una circular que declaraba "las personas sin distinción de nacionalidad y sexo que deseen intervenir en el plebiscito deberán inscribirse previamente en el Registro que abrirá la Comisión Especial Parlamentaria".

   Desde los distintos departamentos se hicieron campañas a favor de uno u otro, pero la novedad radicaba en que las mujeres iban a votar por primera vez en la historia de Iberoamérica. La opinión pública estaba dividida entre los que alababan la medida de igualdad y los que dudaban de la capacidad crítica de las féminas. El clima del referéndum se elevó hasta parecer unas elecciones nacionales.

   Las propias mujeres se inmiscuyeron en las campañas, unas pidiendo la abstención y otras reclamando que acudieran masivamente a las urnas. El 75 por ciento de la población acudió a votar, ratificando la anexión a Durazno. Los resultados, sin embargo, nunca se tomaron en consideración por las autoridades y la administración del pueblo continúa compartida entre los tres departamentos. Más allá de las escasas consecuencias administrativas, Cerro Chato hizo historia el 3 de julio de 1927, ya que por primera vez las mujeres iberoamericanas pudieron votar.

SUFRAGISMO FEMENINO EN IBEROAMÉRICA

   El movimiento sufragista comenzó a mediados del siglo XVIII. Nueva Jersey fue el primer lugar del mundo donde pudieron votar al mujeres. Esto se produjo en 1776 debido a un error de redacción, al escribir la palabra 'personas' en vez de 'hombres'.

   La conciencia por el sufragio universal cogió fuerza a principios de 1900 y se extendió rápidamente por todo el mundo. Miles de mujeres exigieron su derecho a votar, el cual se le había otorgado al hombre siglos atrás.

   Las sufragistas tuvieron que hacer frente a la mentalidad conservadora de la época, donde las mujeres eran consideradas intelectualmente inferiores y su único cometido era estar en el hogar y satisfacer a su marido en todas sus necesidades.

***

*