21 de octubre de 2015

'Regreso al Futuro II': Los aciertos y errores sobre el 2015

MADRID, 21, (Notimérica)

Los protagonistas de la exitosa película dirigida por Robert Zameckis en 1989, 'Regreso al Futuro', viajaron, en la segunda entrega del filme, hasta nuestro presente para descubrirnos un futuro que nos anticipó tendencias existentes hoy en día.

Marti McFly, Jennifer y Doc viajan en la película desde 1985 hasta el 21 de octubre de 2015, y ese día ha llegado. Aunque ese futuro no es exactamente igual a cómo lo presentó el director hace casi 30 años, muchos de los inventos de la ficción se han hecho realidad.

La película predijo que en el siglo XXI las videoconferencias serían un medio de comunicación habitual, y las gafas inteligentes para responder al teléfono existen en el presente gracias a las Google Glass, pero no son tan comunes como lo eran en la película.

Actualmente hay prendas de ropa inteligentes, aunque aún no son capaces de secarse solas como la chaqueta de McFly, y los drones, las tabletas y las pantallas gigantes y planas son elementos que parecía imposible que fuesen habituales en el presente.

Tal y cómo imaginó el director de la peliculas, hoy podemos pagar mediante chips, y en Estados Unidos y otros países funcionan ya métodos de pago como Apple Pay, en el que se puede confirmar el pago con el dedo. Además, las imágenes en 3D, como las que aparecen en los hologramas publicitarios en el filme, han triunfado sobretodo en el cine.

Sin embargo, 'Regreso alFuturo' se anticipó cuando predijo que en 2015 utilizaríamos coches voladores y aeropatines. Los vehículos aún necesitan calles sobre las que circular, aunque algunas empresas como Lexus ha iniciado el proyecto de unos monopatines que flotan gracias a la tecnología magnética.

Las zapatillas no se ajustan ni se abrochansolas,pero Nike asegura que comercializará el modelo de la película antes de que acabe el año. Lo mismo hará Pepsi con el refresco que aparece en pantalla, la Pepsi Perfect, la marca lanzará en Estados Unidos una edición limitada de 6.500 botellas como las de la película por 20 dólares cada una.

No todo es como se preveía en la ficción, aún seguimos utilizando los picaportes de las puertas y los faxes en las oficinas han dejado de ser tan útiles cómo entonces.

Para leer más