15 de agosto de 2009

Remota región rusa desarrolla legado de Abramovich

Por Robin Paxton

ANADYR, Rusia (Reuters/EP) - Mientras la población rusa disminuye, hay un 'baby-boom' en una de sus regiones más lejanas.

Lilia Omrytagina recién ha dado a luz a su segundo hijo, Ruslan, en el hospital que funciona en la mayor ciudad de Chukotka.

"Creemos en el mañana", dijo la mujer de 28 años.

Chukotka, que está más cerca de Alaska que de Moscú, es una región resucitada por los miles de millones del ex gobernador Roman Abramovich. Los salarios se quintuplicaron durante su mandato, aliviando el golpe para los pastores de renos, hambrientos de subsidios después del colapso de la Unión Soviética.

"Fui electo durante un período de crisis para Chukotka", dijo Abramovich, quien gobernó la región con un tamaño dos veces más grande que Alemania desde fines del 2000 hasta julio del 2008.

"Creo que fuimos capaces de resolver muchos de los problemas más importantes durante mi ejercicio", agregó el empresario, quien es dueño del club Chelsea del fútbol inglés entre gran cantidad de negocios.

Ahora, el desafío para Chukotka es mantener este crecimiento explotando las abundantes reservas de pescado, carbón y metales preciosos.

Chukotka se ha convertido en la región de mayor producción de oro en Rusia, con un quinto del total nacional, desde que la minera canadiense Kinross Gold Corp inaugurara su enorme mina Kupol a mediados del 2008.

En la capital, Anadyr, los vívidos colores distinguen a los edificios de departamentos de la oscuridad que desciende en el invierno. Se han construido nuevas carreteras y el hospital ha sido completamente refaccionado.

Marina Ostras, su vicejefa de medicina, inspecciona durante sus rondas el equipamiento de ultrasonido fabricado por la firma General Electric. Cada año nacen en Chukotka unas 800 personas, mientras que las muertes solo rondan los 500, dijo la funcionaria.

CAMBIOS EN POBLACION

Un informe de Naciones Unidas este año dijo que la población de Rusia podría caer a 131 millones para el 2025 desde los 142 millones actuales, arrasada por el alcohol, el tabaco y la mala dieta. "Si eso es un problema en Rusia, aquí es lo opuesto", dice Ostras.

La tendencia a tener más de un hijo está creciendo. "Confío en que podré mantener a mis hijos. Hace 10 años, no habría estado tan segura", dijo la contadora Anastasia Khvoroschanskaya de 23 años mientras mece a su segundo bebé, Alexander.

El día comienza en Anadyr nueve horas antes que en Moscú, a la misma hora que en Tonga. La población de la ciudad cayó 30 por ciento en los últimos 15 años después de la desaparición de la Unión Soviética, pero la gente ya no quiere irse.

"Abramovich nos permitió volver a ponernos en pie", dice Nail Gaifullin, de 28 años, quien trabaja en la planta de procesamiento de pescado en la capital, Anadyr. La captura de esta temporada fue la mejor en años.

El aislamiento de Chukotka, que era visto como una maldición, ha sido su salvación durante la recesión económica. La crisis, una palabra cotidiana en todo Rusia, rara vez se escucha aquí, donde el salario mensual de 40.000 rublos (1.285 dólares) es más de dos veces el promedio nacional.

"La gente sigue gastando. Nuestro poder adquisitivo no ha caído", dice Ivan Biryukov, el vicedirector de 62 años del centro comercial Campo de Maravillas.

Dmitry Sorokin, un técnico de sistemas de ventilación de 28 años que pasa sus noches andando en patineta cerca de los muelles, dijo: "Antes, la mercadería estaba en los negocios pero nadie tenía el dinero para comprarla".

Los precios del combustible son fijados anualmente para que coincidan con el período de navegación estival, el único momento lo suficientemente cálido como para entregar mercadería por mar. Durante el resto del año, los 200 trabajadores portuarios de Anadyr pasan sus horas reparando barcos afectados por el clima.

"Traemos carbón, materiales para la construcción, comida, todo lo que se requiere para vivir en Chukotka", dijo Viktor Tyukhty, el director general del puerto.

Tyukhty ha trabajado en el puerto durante décadas. El único efecto tangible de la crisis económica, dice él, es la baja en las entregas de materiales de construcción este año.

Se espera que la porción de la industria de la construcción en la economía regional caiga por debajo del 2 por ciento este año del 10 por ciento que tenía en el 2008, lo que equivale a malas noticias para los obreros turcos que viven en la zona de Anadyr llamada 'Pequeño Estambul' por los locales.

PRESERVAR EL CRECIMIENTO

Para las 50.000 personas que viven en Chukotka, la mitad de los cuales son rusos étnicos, puede que no siempre sea fácil sostener esta confianza. Abramovich, quien invirtió unos 2.500 millones de dólares cuando era gobernador, admite esto.

"Todavía hay trabajo por hacer", dijo el magnate a Reuters. "Pero la región está en una posición sustancialmente mejor para encarar sus desafíos actuales", agregó.

Roman Kopin, quien fuera brevemente vicegobernador de Abramovich antes de convertirse en gobernador hace un año, dijo que la minería contribuirá en un 37 por ciento a la economía regional este año, comparado con el 22 por ciento en 2008.

La gente nativa, que compone casi 30 por ciento de la población, también se está beneficiando con las nuevas inversiones en piscifactorías y en la producción comercial de carne de reno de sus rebaños.

Una compañía de diseño con sede en Moscú refaccionó el museo local, instalando iluminación tenue, exhibidores con pantalla táctil y juegos interactivos basados en los estilos de vida autóctonos.

Una incipiente industria turística apunta a atraer más visitantes. El año pasado llegaron menos de 1.000 turistas, dijo Aivana Enmynkao, gerente de la compañía Northern Travel.

"Estamos tratando de construir una imagen de Chukotka como una tierra de personas auténticas", dice Enmynkao, mitad esquimal y mitad chukcha.

"Algunas personas vienen porque no creen en los medios y quieren ver con sus propios ojos si lo que se ha publicado acerca de Chukotka es verdad," agregó Enmynkao.