28 de diciembre de 2015

Los responsables del Triple Crimen se fugaron utilizando una pistola de juguete

BUENOS AIRES, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El fiscal que investiga la fuga de los tres condenados por el conocido como Triple Crimen de una prisión de máxima seguridad argentina cree que los reos recibieron ayuda del exterior y que se fugaron utilizando ropa de guardias y una pistola de juguete.

   "Tengo probado que estás personas se fugaron de esa manera", ha afirmado el fiscal, Cristian Citterio, en declaraciones a la emisora de radio La Red. Después, según Citterio, se fugaron en un coche propiedad de uno de los guardias de la prisión que fue reducido por los presos.

   Los fugados son los hermanos Cristian y Martín Lanatta, así como Víctor Schillaci, condenados a cadena perpetua por esos tres asesinatos cometidos en 2008. Todos ellos lograron escapar de la cárcel de Máxima Seguridad de la localidad de General Alvear llevándose como rehén a un guardia de la prisión, quien ya ha sido liberado.

   Los tres están siendo ya investigados por "evasión, privación ilegítima de la libertad y robo calificado". Sin embargo, parece que no hay ningún miembro del Sistema Penitenciario Bonaerense implicado en la fuga. "A los que se seleccionó (los guardias) que estuvieron presentes al momento de la fuga se les tomó declaración testimonial para que aporten datos de lo que vieron", ha indicado Citterio.

   Fuentes citadas por la agencia de noticias Télam han apuntado que la fuga tuvo lugar cuando los reos estaban en el sector sanitario de la prisión, situada a unos 220 kilómetros de la capital, Buenos Aires.

   Los presos se encontraban en el lugar por razones de seguridad, después de que Martín Lanatta involucrara en los asesinatos al entonces jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

   Las autoridades han desplegado a cerca de 600 efectivos de la Policía de Buenos Aires, así como tres helicópteros y efectivos del Grupo Halcón para intentar detener a los fugados. La Interpol está colaborando en dichas tareas.

   El Ministerio de Seguridad bonaerense ha otorgado además custodia policial a los familiares de las víctimas, los fiscales y los abogados del caso, al tiempo que ha ofrecido dos millones de pesos (alrededor de 140.000 euros) a quien aporte información sobre los fugados.